Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas pide elecciones "creíbles" en Macedonia y pide implicación de todos para impulsar reformas

La Comisión Europea ha tomado nota del aplazamiento de las elecciones generales previstas en abril en Macedonia y ha reclamado a todas las fuerzas políticas que ayuden a "preparar elecciones creíbles y a impulsar las reformas prioritarias", dejando claro que el acuerdo que contribuyó a mediar en junio y julio para tratar de zanjar la crisis política en el país "sigue vivo".
"Tomo buena nota del voto en el Parlamento de la Antigua República Yugoslava de Macedonia de posponer las elecciones al 5 de junio", ha dicho el comisario de Ampliación, Johanes Hahn, a través de su cuenta social de Twitter.
Al mismo tiempo ha dejado claro que "el acuerdo de Przino sigue vivo", en referencia al acuerdo que medió el Ejecutivo comunitario para tratar de superar la crisis política en el país. "Todas las partes deben implicarse plenamente, ayudar a preparar elecciones creíbles e impulsar las reformas prioritarias, incluida la de medios", ha subrayado en otro 'tuit'.
Macedonia es candidata a la adhesión a la UE desde 2005 pero aún no se han abierto las negociaciones formales por la disputa por el nombre del país que mantiene con Grecia y la crisis política interna.
Los diputados macedonios han aplazado las elecciones generales previstas para abril, respondiendo a las preocupaciones expresadas tanto por la UE como por Estados Unidos, tras meses de estancamiento político en relación con un escándalo de corrupción, de que no se daban las condiciones para una votación libre y justa.
En un acuerdo facilitado por la UE el año pasado, el Gobierno conservador del primer ministro, Nikola Gruevski, en el punto de mira por denuncias de escuchas telefónicas ilegales y abuso generalizado del poder, accedió a celebrar elecciones el 24 de abril, dos años antes de lo previsto, aunque la oposición aseguró que boicotearía los comicios al considerar que el Gobierno no ha reducido su influencia en los medios ni se ha revisado el censo electoral.