Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas muestra su "gran preocupación" por límites a las libertades fundamentales en Turquía

La Comisión Europea ha dicho este miércoles que Turquía ha dado ciertos pasos para cumplir las reformas democráticas a las que se comprometió en 2013, pero ha mostrado su "gran preocupación" en lo que respecta a la independencia del poder judicial y al respeto de las libertades fundamentales.
Bruselas ha publicado su evaluación anual sobre los avances en los procesos hacia la adhesión de los países que aspiran a unirse al club comunitario, entre ellos Turquía, Serbia y Kosovo.
El comisario responsable de Ampliación, Stefan Füle, ha señalado en rueda de prensa que Ankara ha dado "pasos positivos" en el último año, pero ha advertido de que sigue habiendo "elementos de preocupación".
El examen a las relaciones con Turquía insiste en la necesidad de unas negociaciones para la adhesión "activas" y "creíbles", como el marco más adecuado para "explotar plenamente" el potencial de dichas relaciones.
En este sentido, considera que la apertura de los capítulos que afectan al Estado de derecho y a los Derechos fundamentales permitirían fijar una 'hoja de ruta' para emprender las reformas que son necesarias en estas áreas.
El comisario también ha criticado los avances "limitados" y la "inactividad" de Bosnia y Herzegovina en las reformas, para después lamentar la "falta de voluntad política" para progresar.
En el caso de Kosovo, Füle ha considerado que el país debe emprender aún reformas "clave" y avanzar en la formación del nuevo Gobierno. "El acuerdo de estabilización y asociación firmado en julio supone un paso decisivo en las relaciones entre la UE y Kosovo, pero ahora debe ofrecer resultados concretos en reformas esenciales como las que afectan al Estado de derecho", explica el Ejecutivo comunitario sobre Kosovo.
De las negociaciones con Serbia, por su parte, la Comisión ha indicado que el ritmo de estas conversaciones dependerá de los "progresos en áreas clave", en especial en lo que afecta al Estado de derecho y en la normalización de sus relaciones con Kosovo.
"Es necesario dar un nuevo impulso al diálogo entre Belgrado y Pristina con el fin de resolver los principales problemas aún en suspenso y abrir una nueva fase en la normalización de las relaciones", dice Bruselas.