Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas muestra preocupación por cese de policías e insta a tratar casos de corrupción de forma "imparcial"

La Comisión Europea ha manifestado este miércoles su "inquietud" por el cese de cientos de mandos policiales en Turquía tras la operación policial contra la corrupción que llevó a la detención de los hijos de tres ministros el pasado diciembre y ha instado a Ankara a tomar "todas las medidas" para garantizar que las denuncias sobre corrupción que afectan a "algunos dirigentes" se tratan "de forma transparente e imparcial".
"Estos acontecimientos podrían debilitar las investigaciones en marcha y la capacidad del sistema judicial y de la Policía para investigar estas cuestiones de forma independiente", ha considerado el portavoz del Ejecutivo comunitario, Olivier Bailly, en rueda de prensa.
Bruselas ha instado al Ejecutivo de Ankara a "tomar todas las medidas necesarias para garantizar que estas alegaciones (de corrupción) y estas posibles acciones erróneas de parte de algunos dirigentes sean abordadas y tratadas por las autoridades sin discriminación o sin preferencia, de forma transparente e imparcial", ha precisado el portavoz, que ha recordado que Turquía como país candidato se ha comprometido a "respetar los criterios de adhesión a la UE, incluido el respeto del Estado de Derecho".
Desde la operación policial contra esa red de sobornos y fraude en contratos públicos que llevó a la detención de los hijos de tres ministros y a su posterior dimisión, cientos de mandos policiales han sido cesados o reasignados.
Los ministros de Economía e Interior turcos, Zafer Çaglayan y Muamer Güler, y el ministro de Medioambiente y Urbanismo, Erdogan Bayraktar, cuyos hijos fueron detenidos en el marco de una vasta operación contra la corrupción y por sobornos, presentaron su dimisión, obligando al primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, a remodelar su gabinete el 25 de diciembre.
La Comisión Europea ya ha expresado sus "inquietudes sobre estas acciones" desde que comenzaron el pasado 17 de diciembre porque "pueden reducir o debilitar la capacidad del sistema judicial y de la Policía a actuar sobre las instrucciones de la Fiscalía y de investigar en profundidad las alegaciones y los posibles elementos de corrupción y para asegurar la responsabilidad del sistema judicial y de la Policía de actuar de forma independiente".
El portavoz ha rechazado en todo caso pronunciarse sobre si los últimos acontecimientos tendrán un impacto negativo a la hora de abrir nuevos capítulos de las negociaciones de adhesión con Turquía porque "no está en el orden del día de hoy".
La UE y Turquía acordaron el pasado 5 de noviembre abrir un nuevo capítulo de negociación tras cerca de tres años y medio de parón en el proceso y cuya apertura se vio retrasada varios meses a raíz de la violencia empleada por las autoridades para frenar las protestas ciudadanas de mayo y de junio, sobre todo por la oposición de Alemania.