Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas alerta de problemas de suministro en algunos países si Rusia corta el gas este invierno

La Comisión Europea ha alertado este jueves, tras los tests de estrés energéticos realizados en todos los Estados miembros, de posibles problemas de suministro en algunos países -en particular Finlandia, Estonia, Bulgaria, Rumanía y Lituania- si Rusia corta el gas a la UE este invierno como consecuencia de su conflicto con Ucrania.
Los problemas no afectarían a España ya que es uno de los cuatro países de la UE -junto con Portugal, Reino Unido e Irlanda- que no compra nada de gas a Moscú.
Según los resultados de los test de estrés, si Rusia corta el suministro, Bulgaria, Rumanía, Lituania, Estonia y Finlandia perderán al menos el 40% del gas que necesitan durante este invierno. Hungría y Polonia se verán también sustancialmente afectadas, aunque en menor grado, con déficits del 30% y del 20%, respectivamente.
El Ejecutivo comunitario considera que este impacto podría reducirse si el resto de Estados miembros muestran solidaridad y ha publicado un informe con recomendaciones concretas para los países más afectados. "Si trabajamos juntos, mostramos solidaridad y aplicamos las recomendaciones del informe, ningún hogar de la UE quedará frío este invierno", ha dicho el comisario de Energía, Günter Oettinger.
Oettinger ha sostenido que la UE está en una "posición significativamente mejor" que en las anteriores crisis del gas de 2006 y 2009 y los almacenes "están llenos al 90%". Asimismo, se ha mostrado "optimista" sobre las posibilidades de que Rusia y Ucrania firmen un acuerdo para zanjar la guerra del gas la semana que viene.
"Somos vulnerables", ha admitido Oettinger, pero "estamos mejor preparados para responder que hace cinco o tres años". "Podemos mostrar a nuestros socios rusos que no tiene sentido utilizar la energía o gas como arma política porque estamos preparados", ha resaltado.