Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas adopta programas transfronterizos de desarrollo social y económico por valor de 1.000 millones

La Comisión Europea ha adoptado este jueves una serie de programas de cooperación transfronteriza por valor de 1.000 millones de euros, cuyo objetivo es apoyar el desarrollo social y económico de regiones a ambos lados de la frontera de la UE, según ha informado en un comunicado.
Así, el nuevo paquete financiará proyectos en un total de 27 países: Armenia, Georgia, Moldavia, Ucrania, Rusia, Egipto, Israel, Jordania, Líbano, Palestina y Túnez, así como de Bulgaria, Chipre, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Italia, Letonia, Lituania, Malta, Polonia, Portugal, Rumanía y Suecia y Noruega y Turquía.
Estos programas priorizarán proyectos que apoyen el desarrollo sostenible a lo largo de las fronteras exteriores de la UE, para reducir las diferencias en los estándares de vida y se enfrenten a los retos que existen en cada una de las fronteras. Cada país deberá seleccionar hasta cuatro prioridades, como el desarrollo de las pymes, la cultura, el medio ambiente y el cambio climático, la lucha contra la pobreza, la educación e investigación, la energía, la accesibilidad o la gestión de fronteras.
La financiación proviene tanto del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) como del Instrumento Europeo de Vecindad, aunque los acuerdos se cerrarán entre los países socios y la UE a finales de este año. Las subvenciones serán concedidas después de la presentación de propuestas, que se espera a lo largo de 2016 o a comienzos de 2017.
El comisario de Ampliación y Política de Vecindad, Johannes Hahn, ha destacado que la cooperación transfronteriza "juega un papel fundamental para evitar la creación de nuevas líneas de división" y ha subrayado que estos programas van a contribuir al "desarrollo regional sostenible e integral" de las regiones y a una cooperación territorial "más armoniosa".
Por su parte, la comisaria de Política Regional, Corina Cretu, ha afirmado que este tipo de programas son un ejemplo sobre "cómo las UE está trabajando para ayudar a los ciudadanos a enfrentarse a retos comunes, creando un verdadero sentido de solidaridad, mientras que se incrementa la competitividad de las economías locales".