Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas destina 840.000 euros para ayudar a recolocar a trabajadores del textil en Comunidad Valenciana

La Comisión Europea ha propuesto este martes destinar 840.000 millones de euros del Fondo de Adaptación a la Globalización para ayudar a recolocar a 300 trabajadores despedidos del sector textil en la Comunidad Valenciana.
Con esta ayuda, solicitada por las autoridades españolas, se pretende asistir a ex trabajadores de 198 pymes valencianas. La propuesta debe ser todavía aprobada por la Eurocámara y los Gobiernos de los 28. El importe total del programa de recolocación asciende a 1,6 millones de euros, de los que la UE facilitará la mitad.
"Los trabajadores del sector textil español se han visto gravemente afectados por la creciente competencia mundial y por la crisis económica. El mercado de trabajo español se encuentra en una situación particularmente difícil, pero estoy convencido de que la ayuda propuesta del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización contribuirá a que los trabajadores que han perdido su puesto de trabajo encuentren nuevas oportunidades", ha dicho el comisario de Empleo, László Andor, en un comunicado.
La ayuda servirá para financiar medidas de asesoramiento y orientación individuales, evaluación de las capacidades y recolocación, formación general y reciclaje, formación profesional individual, fomento del emprendimiento y apoyo al mismo, incentivos para la recolocación, un subsidio para la búsqueda de empleo y una contribución a los gastos de desplazamiento.
España solicitó la ayuda a raíz de los despidos de 560 trabajadores de 198 pequeñas y medianas empresas del sector textil en la Comunidad Valenciana. Estos despidos se debieron al aumento de la competencia de los productos textiles fabricados en otros lugares del mundo, agravado por la crisis económica, según el diagnóstico de Bruselas. China domina cada vez más el mercado mundial de los productos textiles, mientras que otros países de Extremo Oriente siguen aumentando su producción.
Durante el período 2004-2012, la balanza comercial de la UE en el sector textil se ha deteriorado sustancialmente. En ese período, las importaciones de productos textiles en la UE aumentaron un 17%, mientras que las exportaciones de la UE al resto del mundo disminuyeron un 3%. Se pasó de un superávit de 1.107 millones en 2004 a un déficit de 3.067 millones en 2012. Además, mientras que las exportaciones mundiales de la UE de productos textiles disminuyeron del 10% al 8% en el período 200-2011, la cuota de las exportaciones mundiales de China de productos textiles pasó en este mismo período del 10% al 32%.
En el caso de España, los despidos relacionados con la reestructuración de la industria textil se han visto agravados por el efecto negativo general de la crisis económica en el empleo. La tasa de desempleo en la Comunidad Valenciana ha aumentado rápidamente, pasando del 9,61% en el primer trimestre de 2008 al 29,19% en el mismo trimestre de 2013.
El año pasado, la Comisión propuso también movilizar los recursos del Fondo de Adaptación a la Globalización para ayudar a trabajadores despedidos del sector de la fabricación de materiales para la construcción en la Comunidad Valenciana.