Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas reitera que es decisión de los Estados pedir al fondo europeo que compre deuda

La Comisión Europea ha reiterado este viernes que compete a España e Italia decidir si solicitan al fondo de rescate europeo que intervenga para comprar deuda soberana y reducir la presión de los mercados, al tiempo que ha recalcado que hasta el momento ningún Estado miembro ha pedido tal asistencia.
"Cualquier decisión sobre la asistencia financiera de los fondos europeos es un asunto de los Estados miembros mismos", ha dicho en rueda de prensa un portavoz comunitario, Antoine Colombani.
Así, Bruselas ha "tomado nota" pero no ha querido valorar de las declaraciones del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, que el jueves condicionó que la entidad bancaria comprara deuda española e italiana a que los Gobiernos de estos países pidieran primero la asistencia del mecanismo europeo.
El portavoz comunitario tampoco ha querido comentar la respuesta de los mercados y el repunte de la prima de riesgo de España: "No tengo nada que añadir a lo dicho sobre España más que los muy significativos esfuerzos realizados. No comento las declaraciones de ayer y no se ha producido ninguna petición por parte de ningún Estado miembro".
Además, Bruselas está a la espera de recibir el programa presupuestario para 2013-2014 que el Gobierno de Mariano Rajoy debía haber presentado el pasado miércoles y que se espera que llegue en las próximas horas.
Los ministros de Finanzas de la UE acordaron a principios de julio conceder al Gobierno una prórroga de un año para cumplir con sus compromisos de déficit, dejando para 2014 la rebaja al 2,8 por ciento del PIB, con una reducción al 6,3 por ciento en 2012 en lugar del 5,3 exigido inicialmente y al 4,5 por ciento en 2013.
Sin embargo, para disfrutar de esta prórroga España debe cumplir con una serie de condiciones, entre ellas un programa presupuestario bianual que detalle la senda a medio plazo para lograr la rebaja del déficit comprometida.