Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas alega "motivos de agenda" para no enviar representante a la inauguración de JJOO de invierno en Sochi

La Comisión Europea ha alegado problemas de agenda para no enviar a un representante a la inauguración de los Juegos Olímpicos de invierno que acogerá la localidad rusa de Sochi el próximo 7 de febrero.
"Está claro desde hace varias semanas que no habrá representante de la Comisión Europea a la inauguración de los Juegos Olímpicos", ha confirmado este viernes en rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo comunitario, Olivier Bailly.
Tanto la comisaria de Deportes, Androulla Vassiliou, como el comisario de Mercado Interior, Michel Barnier, que han sido invitado a la inauguración del evento deportivo, "han declinado su participación en este ceremonia por motivos de agenda", ha precisado el portavoz.
La confirmación llega en vísperas de la cumbre bilateral entre la UE y Rusia que acogerá Bruselas el próximo 28 de enero, la más corta de su historia, de apenas dos horas y media, después de que la UE haya propuesto cancelar la cena previa del lunes y limitar el formato a los líderes de ambas partes y sus principales asesores para permitir una discusión "franca" sobre el futuro de las relaciones estratégicas, pero también la crisis en Ucrania y la situación de los Derechos Humanos que la UE espera sacar a colación en la cita, según ha avanzado Bailly.
La vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Justicia, Viviane Reding, confirmó por su parte en diciembre que no asistirá a la inauguración en respuesta a las últimas normativas en el país que restringen los derechos de los homosexuales. "Desde luego no iré a Sochi mientras las minorías son tratadas de la manera en que lo son con la legislación rusa actual", aseguró en un 'tweet'.
Los presidentes de Alemania, Joaquim Gauck, y de Francia, François Hollande, también han confirmado que no asistirán.