Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas presenta este viernes una hoja de ruta para restablecer el espacio sin fronteras Schengen en Europa

La Comisión Europea presentará este miércoles una de ruta con los pasos concretos que se necesitan dar para garantizar la vuelta al correcto funcionamiento del espacio libre sin fronteras Schengen en Europa en los próximos meses después de que varios países hayan reintroducido controles fronterizos temporales y otras restricciones en la frontera para frenar la llegada de refugiados a Europa.
El comisario de Inmigración e Interior, Dimitris Avramopoulos, presentará este miércoles "un informe sobre los pasos concretos necesarios para devolver al orden en la gestión de las fronteras externas e internas", ha avanzado en rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo comunitario, Margaritis Schinas.
Bélgica ha sido el último país en sumarse a la reintroducción de los controles temporales internos en respuesta a la crisis de refugiados y en concreto al desmantelamiento del campamento en Calais, en Francia y Dinamarca ha confirmado este mismo jueves a la Comisión Europea su intención de prorrogarlos un mes más, hasta el 3 de abril.
Alemania, Austria, Eslovenia, Hungría, Suecia y Noruega también han reintroducido los controles en las fronteras internas en respuesta a la crisis de refugiados, mientras que Francia los ha reintroducido desde el 14 de diciembre al 26 de febrero en el contexto del estado de emergencia tras los atentados terroristas del 13 de noviembre en Paris.
La base legal para estos controles en países como Alemania y Austria expirarán en mayo, salvo que la UE active el artículo 26 del Código de Fronteras Schengen que autorizaría a prorrogar los controles durante dos años en respuesta a serias deficiencias en el control de las fronteras externas, en este caso por Grecia.
"Nos gustaría volver al funcionamiento normal de Schengen lo antes posible", han explicado fuentes del Ejecutivo comunitario, que han insistido en que Bruselas quiere que "todos" los países levantan los controles. Y para ello presentarán este viernes una hoja de ruta "con los pasos que necesitan dar todos para garantizar que esto ocurre".
MANTENER LOS CONTROLES
Algunos países, con Alemania a la cabeza, insiste en la necesidad de activar el artículo 26 para permitir mantener los controles internos en caso necesario.
"Pensaremos en activar el artículo 26 si lo necesitamos, en base a otra evaluación de la situación en Grecia que tendremos que hacer cuando se acerque la fecha límite que es mayo. Si activáramos el artículo 26 es por un periodo inicial de seis meses", han avisado fuentes del Ejecutivo comunitario, que han dejado claro que mantener estos controles "otros seis meses es suficiente".
Los Estados miembros han dado un plazo de tres meses a Grecia para aplicar las recomendaciones concretas para mejorar el control de la frontera para evitar este escenario de prorrogar los controles y de hecho el Ejecutivo de Atenas deberá informar en marzo de las medidas que ha tomado.
"El próximo Consejo Europeo del 7 de marzo será la oportunidad para que los Estados miembro revisen el progreso que se ha hecho", ha explicado la portavoz de Inmigración e Interior del Ejecutivo comunitario, Natasha Bertaud, que ha insistido en el "progreso significativo" que ha hecho Grecia, tal y como valoró en un informe el pasado 10 de febrero.
La Comisión Europea ha propuesto en los últimos meses crear un cuerpo europeo de guardacostas y fronteras capaz de intervenir en un país de la UE para ayudarle a controlar su frontera, incluso sin el visto bueno del país, como pieza clave para avanzar en la gestión compartida de las fronteras externas.
El Ejecutivo comunitario también ha reclamado a los Estados miembro que aceleren la acogida de refugiados que se encuentran en Grecia e Italia en el marco del acuerdo para reparto de 160.000 refugiados en base a cuotas y también ha abierto la puerta a una reforma del sistema de Dublín, que contempla que sea el primer país al que llega un refugiado el que tramite su petición de asilo.
El reciente anuncio de Austria de imponer un tope diario al número de refugiados que autoriza a entrar en el país y las consiguientes restricciones en la frontera que han aplicado el resto de países en la ruta de los Balcanes han contribuido a agravar la crisis de refugiados, especialmente en Grecia, donde 24.000 refugiados siguen bloqueados.
Ello ha llevado a la Comisión ha propone la creación de un nuevo mecanismo de ayuda de emergencia humanitaria en la UE dotado con 700 millones de euros en los próximos tres años y que "en gran medida" irán para Grecia.