Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas dice que reducción selectiva de cotizaciones y subida de IVA sería "útil" para crear empleo en España

Sostiene que España tiene margen para aumentar el IVA y los impuestos medioambientales y sobre la propiedad
La Comisión Europea ha publicado este martes un nuevo informe en el que insiste en que, en el marco de la reforma tributaria que prepara el Gobierno de Mariano Rajoy, una reducción de las cotizaciones sociales que pagan los empresarios -de preferencia de forma selectiva para los trabajadores poco cualificados- "podría ser una contribución útil aunque limitada al reto del paro en España".
El estudio resalta no obstante que "cualquier desplazamiento tributario en España debe ser estrictamente neutro desde el punto de vista de los ingresos para no socavar la consolidación fiscal". Por ello, insiste en que la pérdida de ingresos debe compensarse con una subida del IVA o de los impuestos medioambientales o sobre la propiedad y apunta que España tiene margen para hacerlo.
"La neutralidad presupuestaria de la reducción de los impuestos sobre el trabajo podría garantizarse con aumentos en la fiscalidad sobre el consumo, el medio ambiente o la propiedad, que en los dos primeros casos están actualmente por debajo del promedio de la eurozona", apuntan los expertos de la Comisión.
El informe del Ejecutivo comunitario incluye una serie de estimaciones sobre el posible impacto de un desplazamiento tributario en España. Si la rebaja de las cotizaciones se aplica de forma general, para reducir el paro un punto porcentual debería aplicarse un recorte de 6 puntos a las cotizaciones y una subida del IVA de cuatro puntos. El PIB aumentaría un 0,8% adicional a partir del segundo año, según los cálculos de Bruselas.
Si la rebaja es selectiva, idéntica disminución del paro en un punto porcentual requeriría un recorte de 7 puntos a las cotizaciones por los trabajadores poco cualificados y una subida del IVA de sólo 1,2 puntos. No obstante, el impacto en el PIB sería muy inferior.
"Tanto la teoría como las simulaciones basadas en modelos sugieren que los desplazamientos fiscales basados en una reducción de los impuestos sobre el trabajo compensada con subidas en gravámenes menos distorsionadores pueden tener un impacto positivo tanto en el empleo como en la balanza comercial", apunta el estudio.
"Aumentar el empleo y reforzar todavía más el superávit comercial son dos objetivos muy relevantes para España, ya que necesita mantener amplios superávits por cuenta corriente para reducir la deuda externa desde sus actuales altos niveles y al mismo tiempo tiene un paro muy alto", subrayan los expertos de la Comisión.
A la hora de compensar la pérdida de ingresos, el estudio señala que el aumento del IVA "maximizaría" el impacto en la balanza comercial. No obstante, admite que si el objetivo primario es aumentar el empleo, otros gravámenes pueden contribuir, como los medioambientales o los que se aplican a la propiedad.
Por lo que se refiere al IVA, Bruselas se remite a las conclusiones del informe de sabios sobre la reforma fiscal, según el cual aplicar el tipo de IVA normal a todos los productos aumentaría los ingresos en más de 19.600 millones de euros. Por cada aumento de un punto en el tipo normal, la recaudación adicional sería de 4.500 millones.
El Ejecutivo comunitario destaca además que los ingresos por impuestos medioambientales en España están entre los más bajos de la UE y considera que podrían aumentarse, al igual que los gravámenes sobre la propiedad.
"En conjunto, estas estimaciones provisionales sugieren que podría haber margen para financiar una reducción en las cotizaciones sociales que tenga un impacto significativo sobre el empleo, en particular si la reducción se concentra en los trabajadores con bajas cualificaciones o bajos salarios", concluye el informe.