Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas propone simplificar las normas contables para ahorrar a las PYMES unos 1.700 millones al año

También defiende crear un fondo con 90 millones para apoyar a las empresas que apuestan por la Responsabilidad Social Corporativa
La Comisión Europea ha propuesto este martes simplificar la normativa europea sobre contabilidad financiera aplicable a las pequeñas y medianas empresas (PYMES) y reducir la carga administrativa innecesaria con el objetivo de ahorrarles hasta 1.700 millones de euros al año.
Bruselas propone simplificar y limitar la información requerida a las PYMES a la hora de elaborar su Declaración de Estado Financiero (cuenta de beneficios y pérdidas, balance y un número limitado de notas de acompañamiento) y eximirles de presentar la versión "consolidada" de esta declaración, algo que ya ocurre en todos los Estados miembros salvo Estonia, Grecia y Rumanía.
Además, también propone eximir a las empresas cotizadas, incluido a las PYMES, de su obligación de publicar su información financiera cada trimestre, lo que contribuirá no sólo a reducir sus costes sino a desanimar también movimientos especulativos de corto plazo.
Con el objetivo de promover el concepto de Responsabilidad Social y Medioambiental Corporativa, el Ejecutivo comunitario ha propuesto la creación de un nuevo fondo, dotado de 90 millones de euros, para apoyar a las empresas cuyas actividades tengan un elevado impacto social o medioambiental, ha explicado el comisario de Empleo y Asuntos Sociales, Laszlo Andor.
El 10% de las empresas europeas en la actualidad incorpora la Responsabilidad Social Corporativa. Bruselas también estudia cómo mejorar el acceso a la financiación de las empresas sociales a través de los fondos estructurales o regionales.
"La Comisión quiere reconocer a estas compañías ambiciosas que quieran hacer más en la responsabilidad social corporativa", ha justificado el comisario de Industria, Antonio Tajani, que ha reconocido que "la responsabilidad social de las empresas no puede ser impuesta".
Asimismo, ha avanzado que Bruselas estudia cómo "identificar mejor" a este tipo de empresas "en términos de contratación pública", algo que revisará en el futuro inmediato, así como la normativa sobre ayudas estatales para beneficiar a este tipo de empresas que cumplen una función social.
En cualquier caso, Tajani ha precisado que Bruselas está en proceso de realizar un estudio de impacto para descartar que haya problemas para la competitividad de las PYMES si se priorizan ayudas europeas en este sentido antes de presentar sus propuestas legislativas concretas, antes de finales de año.
TRANSPARENCIA EN LAS EMPRESAS
La Comisión también ha propuesto este martes introducir cambios en la normativa europea sobre la transparencia para obligar a las empresas a notificar toda adquisición de instrumentos financieros más allá de las acciones que sirvan para reforzar el control en una empresa determinada a fin de impedir que inversores asuman el control "encubierto" de compañías, ha explicado el comisario de Mercado Interior, Michel Barnier.
Asimismo, a fin de evitar los casos de corrupción y sobornos en los sectores de extracción de materias primas, maderero, petróleo y gas en terceros países, el Ejecutivo comunitario ha propuesto obligar a las empresas europeas que operan en estos sectores que notifiquen los pagos a los Gobiernos de los países donde extraen dichos minerales o madera con el objetivo de saber "a quien pagan, cuánto pagan y por qué". Las empresas estarán obligadas a notificar los impuestos, regalías y bonos que pagan por países y sectores en los que operan.
Bruselas espera presentar de aquí a finales de año propuestas legislativas concretas para recoger estas iniciativas preliminares, que deberán recibir el visto bueno de los Veintisiete y del Parlamento Europeo.