Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas da un ultimátum a Alemania y otros siete países para que apliquen las normas europeas de asilo

La Comisión Europea ha enviado este miércoles un ultimátum a ocho Estados miembros, entre ellos Alemania, Francia, Italia y Grecia para que trasladen plenamente a sus legislaciones nacionales las normas europeas en materia de asilo y residentes de larga duración.
La decisión de Bruselas tiene la forma de un dictamen motivado, que es la segunda fase del procedimiento de infracción, y da un plazo de dos meses a las autoridades nacionales para responder. Si las medidas adoptadas para entonces no son satisfactorias, la Comisión podrá remitir el caso al Tribunal de Justicia de la Unión Europea.
En concreto, el Ejecutivo comunitario insta a Alemania, Estonia y Eslovenia a informar de las medidas nacionales puestas en marcha para adaptarse a la directiva de procedimientos de asilo, que establece los procedimientos armonizados que se deben seguir en la tramitación o denegación de protección internacional.
Alemania tampoco ha informado a tiempo de cómo ha trasladado a su legislación la directiva en materia de recepción, que establece las condiciones de acogida para los demandantes de asilo mientras esperan a que sean resueltos sus expedientes.
Bruselas ha explicado que no ha recibido respuestas satisfactorias de parte de ninguno de estos Estados miembros, pese a que en septiembre de 2015 se les informó del retraso y se pidió información sobre las medidas aplicadas.
En cuanto a Grecia, Francia, Italia y Eslovenia, el Ejecutivo comunitario cree que no han informado satisfactoriamente del modo en que aplican en su territorio la directiva que afecta a los residentes de larga duración, y que fue actualizada para incluir en ella a los refugiados y a quienes se benefician de protección.
Bruselas avisa de que la reducción de las divergencias en los sistemas de asilo nacionales es esencial para contribuir a reducer los movimientos secundarios de quienes buscan protección en la Unión Europea y tartan de llegar a Estados miembros en donde las normas les son más favorables.