Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brutalidad policial en Seattle: "Te voy a sacar la mierda mexicana de encima"

Golpes, agresiones, brutalidad, racismo y xenofobia. Una exhibición policial en Seattle de siete minutos grabada, por fortuna, por un vídeoaficionado y conocida, gracias a lo avanzado de las tecnologías de la comunicación, poco tiempo después. Hasta la ultraconservadora Fox de Rupert Murdoch denuncia lo que transmitido por los medios se convierte en un escándalo: un oficial de la Policía de Seattle espeta a un sospechoso de robo de origen latino: "Te voy a sacar la mierda mexicana que llevas dentro". La cosa no queda ahí: el individuo, que luego resultó ser inocente y víctima de un error, recibe varias patadas en su cuerpo y en la cabeza.
La cadena Fox News -conocida por sus mensajes ultraconservadores pro Sarah Palin y en contra de la más mínima reforma de Obama- pone el acento sobre algo que es conocido por muchos pero que no sale frecuentemente en los medios: los agentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad, en ocasiones, se exceden en su autoridad y cometen atrocidades verbales y físicas.
Ocurrió el 17 de abril en el barrio de Westlake, en Seattle. Los clientes de un club nocturno habían avisado a la Policía de un supuesto robo a mano armada que se habría cometido en el local y describieron a los ladrones como "hispánicos". Poco después, la Policía ya tenía a dos sospechosos contra el suelo.
Uno de los detectives, Shandy Cobane, llevó la iniciativa y, probablemente para acelerar el ritmo de los acontecimientos, prometió a uno de los dos detenidos "sacarte toda la mierda mexicana que llevas dentro". Acto seguido, el detective propinó patadas en la cabeza a este individuo, en lo que fue secundado por otros agentes.
Shandy Cobane no ha ahorrado en disculpas ante los medios de comunicación, pero el daño ya está hecho: para colmo, el sospechoso sometido a las torturas demostró ser totalmente inocente. Cobane se lamentaba: "No ha pasado un día en el que no haya lamentado lo que hice y dije: reconozco que aquello fue tremendamente hiriente". La investigación continúa; el agredido simplemente desconoce por qué le hicieron aquello.