Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Buhari dice que una compañía telefónica benefició a Boko Haram al no desactivar SIM no registradas

El presidente de Nigeria, Muhamadu Buhari, ha afirmado este martes que la compañía de telefonía móvil MTN alimentó las actividades armadas de la secta islamista Boko Haram al no desactivar las tarjetas SIM no registradas.
En sus declaraciones, ha dicho que la compañía sudafricana ha contribuido en la muerte de cerca de 10.000 personas a manos del grupo, que ha jurado lealtad a la formación yihadista Estado Islámico, desde 2009.
"Sabéis cómo se han usado las tarjetas SIM sin registrar por parte de terroristas, y entre 2009 y hoy han muerto al menos 10.000 nigerianos a manos de Boko Haram. Por eso se pidió a MTN, Glo y el resto (de compañías) que registraran a los usuarios", ha recalcado.
"Desafortunadamente, MTN fue muy, muy lento, y contribuyó al incremento de las víctimas. Nigeria multó el 2015 a la empresa por no desactivar la tarjeta dentro de la fecha límite, lo que llevó a la compañía a denunciar al Gobierno ante los tribunales.
Buhari ha recalcado que no trata el tema de forma pública para poner sobre la mesa un castigo, sino para destacar las implicaciones a nivel de seguridad que tiene la falta de actuación por parte de MTN, según ha informado el diario nigeriano 'Punch'.
MTN cuenta con unos 231 millones de suscriptores en 22 países de África, Asia y Oriente Próximo, si bien Nigeria supone su principal mercado. En septiembre, fue premiada como la compañía más admirada y de más valor en África.
Boko Haram --que significa "la educación occidental es pecaminosa" en idioma hausa-- lucha por imponer la versión más radical de la 'sharia' o ley islámica en Nigeria. Recientemente ha multiplicado sus ataques en países vecinos como Camerún, Chad y Níger.