Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Buhari ordena una nueva investigación sobre el secuestro de 219 niñas en Chibok

El presidente de Nigeria, Muhamadu Buhari, ha ordenado este jueves una nueva investigación en torno al secuestro de 219 niñas en abril de 2014 en la localidad de Chibok por parte de la secta islamista Boko Haram.
Según el comunicado de la Presidencia de Nigeria, la nueva investigación "intentará aclarar, entre otras cosas, las circunstancias que llevaron al secuestro (...) así como otros eventos, acciones y falta de ellas que siguieron al incidente".
Las niñas fueron raptadas durante el mandato del expresidente Goodluck Jonathan, quien ordenó el establecimiento de un comité investigador para intentar esclarecer lo sucedido.
La Presidencia ha hecho el anuncio después de un encuentro del mandatario con familiares de las secuestradas, representantes de la comunidad de Chibok y miembros del movimiento 'Devolvednos a nuestras niñas'.
"Os aseguro que me voy a la cama y me levanto cada día con las niñas de Chibok en la mente. Este desafortunado incidente tuvo lugar antes de que mi Gobierno fuera constituido", ha dicho Buhari durante el encuentro.
El presidente ha destacado las acciones llevadas a cabo a nivel militar para intentar reorganizar las Fuerzas Armadas y mejorar la lucha contra la secta islamista, que ha jurado lealtad al grupo yihadista Estado Islámico.
"Garantizar la seguridad de las niñas de Chibok es mi responsabilidad. Dios sabe que he hecho y seguiré haciendo todo lo que pueda", ha remachado Buhari, según ha informado el diario local 'Punch'.
Los milicianos de Boko Haram se apoderaron de las niñas durante un ataque a una escuela femenina de Chibok, dando lugar a una campaña internacional para conseguir su liberación inmediata, aunque sin éxito.
Algunas han conseguido escapar por su cuenta, pero la mayoría siguen en paradero desconocido. Según el relato de las que han huido, muchas han sido vendidas como esclavas sexuales y otras han tenido que casarse con milicianos islamistas. Otras habrían sido usadas en atentados suicidas.
Aunque el Gobierno de Jonathan anunció un acuerdo con Boko Haram para liberar a las niñas, lo cierto es que no prosperó, al parecer, por la división entre las distintas facciones de la secta islamista.
El propio Buhari dijo a finales de diciembre que está dispuesto a negociar con Boko Haram para conseguir la liberación de las niñas, subrayando que su Gobierno "mantiene todas las opciones abiertas".