Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bush asegura que EEUU ha aprendido la "lección" de que los iraquíes no pueden protegerse solos

El expresidente estadounidense George W. Bush, que antes de dejar el cargo se mostró en contra de la retirada de las tropas Irak, ha dicho este jueves en una entrevista a Fox News que Estados Unidos ya ha aprendido la "lección" de que los iraquíes aún no son capaces llevar su propia seguridad.
Por ello, Bush ha apoyado la decisión del presidente actual, Barack Obama de bombardear zonas de Irak y Siria con la intención de frenar el avance del Estado Islámico.
Aun así, ha dicho que está de acuerdo con los asesores militares de Obama, que han reconocido que Estados Unidos debería haber dejado una fuerza residual cuando se retiró a finales de 2011.
Preguntado sobre si el pueblo iraquí no aprovechó la oportunidad de construir un nuevo país al finalizar la guerra, Bush ha contestado: "Esto no ha terminado". Ha asegurado que la nueva intervención militar de Estados Unidos demuestra que el pueblo iraquí todavía necesita ayuda.
"El pueblo iraquí, obviamente, va a tener que tomar una decisión que aclare si quieren o no vivir en paz", ha dicho el expresidente. "No están dispuestos a trabajar por su cuenta y esa es la lección que hemos aprendido recientemente", ha añadido.
Ya en 2007, Bush lanzo una advertencia en la que explicaba lo que podía suceder, según su modo de entender las cosas, si las tropas estadounidenses se retiraban demasiado pronto de Irak. Dijo que si eso se producía, se arriesgaban a que se diesen "asesinatos en masa a una escala horrorosa".
Ahora, cuando se le ha preguntado por cómo podía saber lo que iba a pasar, Bush se ha limitado a declarar: "Sé cómo es la naturaleza del enemigo. Cualquiera que mata a 3.000 inocentes y decapita a la gente por su religión o por su punto de vista es peligroso".
Además ha dicho que la estrategia a largo plazo para hacer frente a la amenaza del Estado Islámico y para fomentar la democracia "lleva tiempo", por lo que ha lamentado que exista "impaciencia" dentro del proceso.
"Los estadounidenses deben comprender que la lección del 11 de septiembre sigue siendo tan importante como lo era justo después de los atentados, y que importa cómo es la condición humana en otros lugares para nuestra seguridad nacional", ha dicho.