Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CE y Países Bajos inician formalmente la presidencia de turno con el foco puesto en la crisis de refugiados

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el colegio de comisarios del Ejecutivo comunitario han viajado este miércoles y este jueves a Amsterdam para dar comienzo formalmente a la presidencia de turno de la Unión Europea, que ostentará Países Bajos los próximos seis meses y que centrará sus prioridades en encontrar soluciones para paliar la crisis de refugiados, además de mejorar los sistemas de seguridad en la UE contra el terrorismo y profundizar en las reformas económicas.
"Europa se está enfrentando a una serie de problemas complejos, que necesitan cooperación en la UE", ha expresado el primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, quien en rueda de prensa ha prometido una presidencia de su país "prágmática" y "centrada en los resultados". "No hay tiempo que perder", ha enfatizado.
En la misma línea, Rutte ha subrayado que estos son desafíos "que un país no puede resolver por sí mismo", por lo que ha defendido la necesidad de "trabajar juntos" en el seno de la UE. "Para ser más fuerte, Europa tiene que trabajar unida. Pero trabajar juntos con 28 países, cada uno con su historia y sus intereses no siempre es fácil. Europa ha mostrado su habilidad para enfrentarse a un problema importante, como la crisis financiera y económica", ha añadido.
Por su parte, el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, ha destacado la importancia de que las instituciones comunitarias trabajen para "demostrar que actuar juntos aporta soluciones", ante una sociedad "muy preocupada" por la crisis de refugiados y por los recientes atentados terroristas, pero también por el "inaceptable" desempleo que existe en muchos Estados miembro.
En relación a la crisis de refugiados, el primer ministro holandés ha destacado que la UE debe dar pasos para mejorar la seguridad en las fronteras externas y apoyar a los países de recepción en origen. "Estas acciones deben servir para contener los flujos y formular una solución para la gente que huye de la violencia", ha afirmado.
TRES OBJETIVOS PRINCINPALES PARA LA CRISIS MIGRATORIA
En concreto, Rutte ha explicado que la presidencia de Países Bajos perseguirá tres objetivos en este ámbito. En primer lugar, reducir el flujo de refugiados hacia Europa, un punto de "crucial importancia" para el primer ministro. Además, Países Bajos defenderá "una forma más justa" de compartir el control de las fronteras" y trabajará para asegurar que todos los Estados miembros garanticen una capacidad de recepción suficiente.
Preguntado por las criticas vertidas este miércoles por Alemania, que denunció la falta de resultados del plan de acción acordado por Turquía, el vicepresidente Timmermans ha defendido que Ankara está en el proceso de aplicar dicho plan, aunque ha reconocido que es necesario "hacer más", puesto que el primer objetivo es reducir la cifra de demandantes de asilo que llegan desde Turquía, pero en las últimas semanas estos números siguen siendo "relativamente altos".
"Necesitamos trabajar para proteger las fronteras externas, y hay que avanzar para poder identificar quién tiene derecho a protección internacional y quién no, para poder volver más rápido al país de origen", ha expresado el holandés, antes de destacar que la cooperación con Turquía es "positiva" y que ambas partes seguirán discutiendo "modos para mejorar la efectividad de las operaciones".
CREACIÓN DE EMPLEO
A su vez, Juncker ha afirmado compartir la visión de Europa como una entidad "generadora de empleo", así como las prioridades de la presidencia de Países Bajos para los próximos seis meses. En este sentido, el presidente del Ejecutivo comunitario ha mostrado su confianza en avanzar en la unión económica y monetaria.
A este respecto, Juncker ha subrayado que es necesario progresar en la puesta en marcha del fondo único de garantía de depósitos, para actuar ante posibles quiebras de entidades financieras, una propuesta para la que Países Bajos presenta ciertas reticencias, al igual que Alemania. En la misma línea, el luxemburgués ha nombrado otros temas económicos donde es importante avanzar, como el mercado único digital, la unión de mercados de capitales y la unión energética.
Durante su intervención, Rutte ha expresado que Países Bajos pretende avanzar en el proceso legislativo en este ámbito y que apoya "plenamente" las prioridades de la Comisión Europea, poniendo el énfasis en la promoción del crecimiento económico y la creación de empleo. Para ello, el primer ministro ha subrayado la importancia del mercado único y, entre otras, la propuesta del Ejecutivo para el sector servicios.
RUTTE CONFÍA LLEGARA UN ACUERDO CON LONDRES EN FEBRERO
Finalmente, sobre las negociaciones con Reino Unido para que el Gobierno del primer ministro David Cameron defienda la permanencia del país en la UE en un futuro referéndum, Rutte ha reiterado que los jefes de Estado y de Gobierno mantuvieron un "buen debate" en el último Consejo que tuvo logar en diciembre y se ha mostrado convencido que que los Veintiocho llegarán a un acuerdo en febrero que satisfaga las demandas de Londres.
"Creo que tuvimos un buen debate en el Consejo de diciembre, donde (Cameron) explicó su posición y sus propuestas y todos comentamos. Basándonos en esa discusión estamos trabajando para tener una fructuosa discusión en febrero. Creo que podemos conseguirlo, soy relativamente optimista", ha afirmado.