Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CICR pide que la reunión en Ginebra termine con un acuerdo para normalizar la llegada de ayuda a Siria

Sin importar el resultado de las conversaciones por la paz en Siria, que se celebran este sábado en Ginebra, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha pedido que concluya como mínimo con un acuerdo para normalizar la llegada de ayuda humanitaria al país.
"Aquellos que tienen el presente y futuro de Siria en sus manos deben pararse por un momento a pensar en el terrible sufrimiento que existe en el país y cómo puede ayudar a devolver la esperanza. Las vidas de la gente van antes que la política", ha demandado la directora del CICR en Damasco, Marianne Gasser.
"He visto a niños malnutridos y frágiles ancianos en un estado lamentable en Madaya, cuando conseguimos llegar allí a principios de mes. Pero solo fuimos capaces de entregar unos pocos camiones con ayuda, y es algo que llevó meses negociar. Es demasiado poco y demasiado tarde para muchos", ha declarado Gasser.
Hay decenas de ciudades como Duma, Moadamiyá, Fua, Kefraya y Deir Al Zor, a los que lo grupos humanitarios no pueden acceder, ha recalcado Gasser. La reunión en Ginebra "es una señal positiva. Pero tenemos que seguir empujando para conseguir acceso regular a estas y otras ciudades para paliar su tremendo sufrimiento. Algo que hasta ahora no hemos conseguido", ha añadido.
La directora del CICR ha pedido además que se ponga fin al ataque sobre infraestructuras médicas e instalaciones depuradoras de agua, que según Gasser ha señalado, suelen ser objetivo de asaltos y que los grupos humanitarios han tenido que reconstruir en repetidas ocasiones.
Más de 4,5 millones de personas en necesidad de ayuda humanitaria se encuentran localizadas en áreas de muy difícil acceso debido a la guerra, de ellos, más de medio millón viven en zonas bajo asedio. "La ayuda no puede llegar a todos estos lugares, lo que pone a millones de personas en riesgo", ha sentenciado Gesser.