Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CICR no consigue llevar ayuda humanitaria a la ciudad sitiada de Daraya

Un convoy con ayuda humanitaria, formado por camiones del Comité Internacional de Cruz Roja (CICR), la Media Luna Roja Siria (SARC) y Naciones Unidas, no ha logrado entrar en la ciudad sitiada de Daraya, a pesar de que tenía autorización de "todas las partes".
Marianne Gasser, del CICR, ha explicado que "Daraya ha sido escenario de una lucha implacable durante más de tres años y medio", por lo que este convoy suponía la primera llegada de ayuda humanitaria a la ciudad, asediada por el Gobierno sirio, desde noviembre de 2012.
"Esperábamos que la distribución de hoy pudiera ser un primer paso que permitiera llevar más ayuda, pero desafortunadamente nos han impedido entrar", ha lamentado la delegada del CICR, que ha formado parte del convoy.
Gasser ha subrayado que "la situación es desesperada" porque "los civiles atrapados necesitan urgentemente ayuda humanitaria". "Necesitan de todo y es trágico que los suministros básicos que llevábamos" no hayan podido entrar porque "deberíamos ser capaces de proporcionar ayuda de forma imparcial y segura", ha reclamado.
La trabajadora del CICR ha recordado que "debe haber unas condiciones mínimas para la acción humanitaria independiente en Siria, que no se han cumplido hoy". "Urgimos a las autoridades responsables a garantizarnos este acceso inmediatamente", ha dicho.
El convoy llevaba suministros médicos esenciales para el hospital de Daraya y material de higiene y para colegios. Además, pretendía distribuir leche para bebés y lanzar una campaña de vacunación para niños menores de 12 años.
Amnistía Internacional, por su parte, ha criticado que este convoy no llevara alimentos, "la necesidad número uno para los miles de civiles que han sido sitiados ilegalmente por las fuerzas del Gobierno durante 42 meses".
"El envío representa un paso adelante, pero es solo un paso muy pequeño y uno al que deberían seguir urgentemente envíos regulares que cubran todo el espectro de necesidades humanitarias", ha dicho Neil Sammonds, investigador de Amnistía Internacional para Siria, Líbano y Jordania.
El CICR ha expresado su "preocupación" a las autoridades para que les permitan llevar otros bienes esenciales como alimentos, así como para que les dejen restablecer los servicios básicos como el agua y la electricidad.