Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CICR advierte de que son los civiles los que están sufriendo las consecuencias del conflicto en Yemen

El Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) ha advertido este jueves de que la población civil yemení está sufriendo las consecuencias de la violencia en Yemen y que en lugares como Saná, la capital del país, la población carece de servicios esenciales como atención sanitaria, educación, agua o electricidad.
El responsable de la delegación del CICR en Yemen, Eric Marclay, ha señalado que "el sonido de disparos y bombardeos se ha convertido en parte de la vida diaria de los yemeníes en Saná y en otras partes del país". "La cara de la ciudad ha cambiado drásticamente", ha apuntado, a través de un comunicado en el que la organización indica que "cientos de familias" han trasladado a sus mujeres y niños a lugares más seguros.
Tras las "decenas" de muertos y heridos dejados por los enfrentamientos en Saná durante las últimas semanas, el CICR ha instado a las autoridades a prevenir que la población civil sea parte implicada en el conflicto. Marclay ha subrayado que su organización, que colabora con la Media Luna Roja, está "determinada" para que, al menos, la población civil "reciba atención de emergencia".
"Debido a la incesante y creciente violencia que ha sacudido Saná en las últimas semanas, la cifra de víctimas ha aumentado muy rápidamente, así como la necesidad de asistencia médica", ha añadido el responsable de la ONG.
Como obstáculo para el reparto de la ayuda y la asistencia médica en Yemen, el CICR ha denunciado las carreteras cortadas y que, "en algunas ocasiones, los trabajadores médicos son vetados para acercarse y evacuar a las víctimas". Parte de este personal "ha sido amenazado o atacado", ha criticado Marclay, quien ha reiterado que la labor de estos equipos siempre es "imparcial".
Durante el último mes, el CICR y la Media Luna Roja yemení han atendido a unos 1.600 heridos en zonas de conflicto, la mayoría de ellos en Saná, donde han asistido a 1.500 de ese total. Además, en la capital, han recuperado unos 50 cadáveres.
Estas organizaciones también han intentado que 1,4 millones de personas damnificadas por los enfrentamientos en las zonas de Saná, Adén, Abyan, Lahj, Saada y Amran dispusiesen de suficiente agua potable, mientras que han repartido raciones de alimentos y lotes de higiene a decenas de miles de yemeníes y han visitado a unos 70 detenidos en la capital.