Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CIDH elaborará un informe sobre Venezuela pese al rechazo de Caracas a su visita

Imagen de archivo de la presidenta de la CIDH, la venezolana Luz Patricia Mejía. EFE/Archivotelecinco.es
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) elaborará un informe sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela, pese a que Caracas se ha opuesto a una visita del organismo al país y le ha acusado de actuar con "parcialidad".
En la tradicional rueda de prensa al término del 134 periodo de sesiones públicas que la CIDH celebró del 16 al 27 de marzo, el comisionado y vicepresidente primero del organismo, Víctor Abramovich, señaló hoy que el informe podría estar terminado "en la segunda mitad" del año.
La CIDH ha solicitado en reiteradas ocasiones poder efectuar una visita a Venezuela con el fin de disponer de información de primera mano sobre la situación de los derechos humanos, pero Caracas se ha opuesto con el argumento de que no tiene razones suficientes para invitar a la Comisión al país.
Pese a ello, la CIDH ha decidido seguir adelante con la elaboración de un informe y por ello ha dedicado en este periodo de sesiones siete audiencias a Venezuela.
El material y los testimonios recogidos en esas audiencias serán utilizados para complementar otras fuentes, indicó la CIDH.
Precisamente en una de las audiencias las tensiones entre Venezuela y la CIDH quedaron evidenciadas cuando el Gobierno acusó a la Comisión y a su secretario ejecutivo, Santiago Cantón, de actuar con "parcialidad".
El Gobierno destacó el nombramiento de la venezolana Luz Patricia Mejía como nueva presidenta de turno del organismo, y señaló que contribuirá "a poner fin a la actitud de parcialidad y selectividad con la que ha actuado la Comisión desde 2002", con motivo del golpe de Estado en abril de ese año.
Preguntado por estas críticas y por su papel como presidenta y comisionada de la CIDH, que tiene que ser independiente, Mejía opinó que "el malestar que se pudiera generar con cualquier Estado debe resolverse de la mejor manera".
Insistió en la necesidad de "tender puentes" entre los Estados y la Comisión, y subrayó que "es imperativo que la CIDH tenga los espacios de diálogo necesarios para garantizar los derechos humanos de todos los pueblos de América y eso incluye a Venezuela".
También se refirió a la importancia de que los mecanismos de la CIDH sean transparentes y que se fortalezcan los instrumentos internos "para evitar situaciones que puedan crear malestar a los estados" y que resten "legitimidad" a las decisiones de la Comisión.
En este sentido, abogó por el diálogo "con cualquier Estado" como vía para "limar las asperezas".
La cuestión de Venezuela centró buena parte de la rueda de prensa, en la que la CIDH, no obstante, también expresó su preocupación por que en algunos países del continente americano se continúe aplicando la justicia militar para investigar y juzgar delitos comunes cometidos por militares o policías.
Anunció además la elaboración de un informe sobre seguridad ciudadana y derechos humanos.
El vicepresidente segundo de la CIDH, Felipe González, adelantó que la Comisión visitará en los "próximos meses" centros de detención de inmigrantes en EE.UU. para evaluar sus condiciones de derechos humanos y elaborar un informe.
La CIDH recibió en una de las audiencias el compromiso del Gobierno de EE.UU. de permitir el acceso a esos centros, en lo que supuso un cambio de tono con respecto al anterior Ejecutivo, que ignoraba la solicitud del organismo desde hace más de un año.
La Comisión también efectuará a principios del segundo semestre del año una visita a Brasil, como seguimiento a un informe que elaboró en 1997 sobre la situación de derechos humanos y conversar con el Gobierno de ese país sobre algunas conclusiones.
Por último, la CIDH, que celebra este año su 50 aniversario, se trasladará en verano a Argentina, en una visita protocolaria y simbólica para conmemorar su histórico viaje a ese país durante la dictadura militar.