Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNFORS responsabiliza a Rusia e Irán del "continuo derramamiento de sangre" en Siria

La Coalición Nacional de Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria (CNFORS) responsabiliza a Rusia e Irán del "continuo derramamiento de sangre y la escalada de la violencia" en Siria desde que estallaron las revueltas contra el presidente Bashar al Assad en marzo de 2011, según ha manifestado este viernes por la noche el director de Comunicación de la coalición opositora, Jalid Saleh.
"La CNFORS mantiene a Rusia y a Irán como responsables directos del continuo derramamiento de sangre y la escalada de la violencia contra los civiles inocentes en Siria" durante "los últimos tres años", afirma Saleh en un comunicado.
El portavoz de la principal coalición opositora siria acusa a Rusia de "seguir cubriendo los crímenes del régimen de Al Assad" y de estar "minando" los intentos del Consejo de Seguridad de la ONU de condenar los bombardeos con barriles explosivos perpetrados por la aviación siria contra áreas residenciales.
"De muchas formas, Rusia está tratando también de legitimar la política del régimen de Al Assad de 'matar de hambre hasta la extenuación' contra los civiles en Siria", añade Saleh, que denuncia una nueva campaña de ataques contra el campo de refugiados de Yarmuk, situado al sur de Damasco, la capital siria.
"Las fuerzas del régimen han estado asediando el campo de Yarmuk durante más de seis meses, bloqueando la entrada de comida y suministros médicos para los 20.000 civiles atrapados", clama el portavoz opositor.
La CNFORS ha condicionado su participación en la próxima conferencia de paz en Ginebra (Suiza) a la dimisión del presidente sirio, al tiempo ha rechazado que Irán medie entre la oposición y el Gobierno de Al Assad, una de las cuestiones a debate en los días previos a la cumbre que se celebrará el 22 de enero.
Rusia ha mantenido su apoyo al Ejecutivo sirio desde el inicio de los levantamientos contra el presidente Al Assad y su intervención 'in extremis' el año pasado para evitar un ataque de Estados Unidos propició el acuerdo para el desarme nuclear del régimen sirio.
Sin embargo, la oposición ha reprochado en numerosas ocasiones el veto de Rusia en la ONU contra declaraciones de condena de mayor calado contra Damasco y le ha acusado de torpedear una resolución del conflicto sirio más rápida.