Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cabello califica a Serra como "un mártir" en un discurso ante su capilla ardiente en la Asamblea Nacional

El presidente de la Asamblea Nacional (AN), Diosdado Cabello, ha calificado este jueves al fallecido diputado 'chavista' Robert Serra como "un mártir", en un discurso pronunciado ante su capilla ardiente y la de su mujer, María Herrera, en el Parlamento, hasta donde han acudido cientos de personas para velar sus restos.
Cabello ha dicho que el joven parlamentario --asesinado el miércoles en su domicilio, junto a su mujer-- "creció a imagen y semejanza del comandante Hugo Chávez", y ha rechazado las condolencias "hipócritas" de los dirigentes opositores, según ha informado el portal venezolano 'Últimas Noticias'.
"A estos señores de la derecha (en referencia a la oposición) se lo voy a decir. A nosotros no nos hacen falta sus condolencias hipócritas. Robert (Serra) tendrá las condolencias de un pueblo que lo ama", ha señalado el dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).
Cabello ha insistido en que "quienes fueron a asesinar a Robert Serra y a María fueron de manera alevosa y precisa", a lo que ha agregado que "no hay casualidades". "Nos duele que nos maten a uno de los nuestros, pero no nos van a amendrentar, ni a chantajear", ha sentenciado.
En este acto, en el que se ha rendido homenaje a ambos "luchadores sociales" --como los definen sus compañeros-- también han participado el vicepresidente de Desarrollo del Socialismo Territorial, Elías Jaua, el ministro del Deporte, Antonio Álvarez, y el periodista venezolano José Vicente Rangel, quien fue vicepresidente entre 2002 y 2007 durante los gobiernos de Chávez.
EJECUTADO "CON PRECISIÓN"
El asesinato del diputado del PSUV, ocurrido en Caracas, fue "premeditado y bien planificado", según ha revelado este jueves el ministro venezolano de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez.
"Según las primeras experticias y basados en los principios de la investigación, no se trata de un hecho azaroso, estamos en presencia de un homicidio intencional y ejecutado con gran precisión", ha explicado en declaraciones recogidas por la agencia oficial AVN.
Rodríguez ha señalado que fue un asesinato planificado, organizado al detalle y ejecutado en un lapso de entre 15 y 20 minutos y utilizando un arma de tipo punzopenetrante, que produjo la muerte por hemorragia tanto a Serra como a su mujer, María Herrera.
El titular de Interior ha recordado que Serra fue un "líder importante dentro del PSUV y visiblemente comprometido con el proceso revolucionario y con el comandante Hugo Chávez" y ha considerado que "sin duda, su muerte obedeció a una macabra encomienda".
"No descansaremos en la lucha contra las fuerzas del mal, el terrorismo, paramilitarismo y la delincuencia organizada y toda forma de violencia. No habrá impunidad", ha prometido el ministro, reclamando a los venezolanos, sobre todo a la oposición, a no convertir este hecho trágico en uno mediático.
LA OPOSICIÓN CONDENA EL ASESINATO
Los principales líderes de la oposición venezolana, con el nuevo secretario general de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), Jesús 'Chuo' Torrealba, entre ellos, han expresado este jueves su pesar y condena por el asesinato del diputado.
"El país dolorido por el asesinato del joven diputado del PSUV Robert Serra. Descanso a su alma, castigo a sus asesinos, paz para Venezuela!", ha afirmado el nuevo líder de la MUD a través de su cuenta en Twitter.
Asimismo, la MUD ha decidido suspender la concentración prevista para este sábado en Caracas como gesto de respeto tras el asesinato. Torrealba ha dicho que es "momento de solidaridad" y ha confirmado el aplazamiento de la protesta.
La MUD había convocado la concentración de Caracas --bajo el lema "Pa' la calle"-- para denunciar la "persecución política" que se vive en el país, la crisis sanitaria, el desabastecimiento, la carestía de los productos básicos y la "judicialización" de las reclamaciones sindicales.