Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Calderón defiende que la lucha contra el crimen organizado "no es una obsesión"

El presidente de México, Felipe Calderón, ha reiterado este miércoles que la lucha contra el crimen organizado "no es una obsesión", sino una herramienta para garantizar la seguridad ciudadana.
"Las fuerzas armadas han enfrentado a la criminalidad no porque tengamos algún tipo de obsesión o de fijación con los criminales sino porque queremos seguridad para nuestra gente", ha dicho, en declaraciones recogidas por el diario 'Milenio'.
El mandatario ha explicado que le preocupa que haya otro poder por encima del Ejecutivo. "No puede haber alguien que imponga la ley por la fuerza. La única ley que rige es la de los mexicanos, los gobiernos estamos obligados a guardar y hacer guardar la ley", ha apuntado.
Calderón ha realizado estas declaraciones en un acto celebrado en el estado de Sinaloa (noroeste), uno de los más violentos del país. "Sé que falta mucho por hacer, sé que hay familias que sufren, pero este es el camino correcto, y si se persevera, Sinaloa será un estado seguro", ha sostenido.
El gobernador de Sinaloa, por su parte, ha expresado su agradecimiento a Calderón por las políticas que ha desarrollado en el estado durante sus seis años de Gobierno. "Los sinaloenses estamos con usted en la lucha que ha emprendido para enfrentar a los criminales", ha subrayado.
Desde la llegada a la Presidencia de Calderón, en 2006, unas 56.000 personas han muerto por su guerra contra el crimen organizado, bien por los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los criminales, bien por los combates entre bandas rivales.
La estrategia de seguridad de Calderón ha suscitado numerosas críticas, tanto a nivel nacional como a nivel internacional, por lo que se desconoce si su virtual sucesor en el cargo, Enrique Peña Nieto, decidirá continuar con ella.
Peña Nieto ha sido declarado vencedor de las elecciones presidenciales del 1 de julio, si bien, las autoridades electorales analizan el recurso presentado por la izquierda para impugnar los comicios por fraude electoral. En cualquier caso, Calderón culminará su mandato el 1 de diciembre.