Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cameron endurece las medidas para frenar las protestas

Cameron ha vuelto a comparecer tras una reunión de urgencia en Downing Street. VIDEO: Atlastelecinco.es
El primer ministro británico, David Cameron, ha asegurado este miércoles que el Gobierno respaldará legalmente las tácticas que la Policía considere necesarias para acabar con los disturbios que en los últimos días se han venido registrando en Londres y en otras ciudades del país, al tiempo que ha denunciado la "falta de responsabilidad" de los que participan en los saqueos y actos de violencia. Cameron ha confirmado el uso de pelotas de goma  y agua a presión para repeler a los saqueadores y alborotadores en Londres y el resto de ciudades británicas sacudidas por la oleada de violencia. El Gobierno adelanta que estos poderes de emergencia estarán en vigor "mientras sean necesarios" con el fin de recuperar el orden público.
Cameron, que ha comparecido nuevamente ante la prensa tras la reunión en Downing Street de su gabinete de crisis, ha dicho que el Gobierno dará "respaldo legal" a cualquier táctica que la Policía británica considere necesaria para "devolver el orden" a las ciudades afectadas por los disturbios. "Haremos todo lo posible", ha asegurado.
En este sentido, ha recordado que ya se ha autorizado el uso de pelotas de goma para disolver a los alborotadores y que podrían emplearse cañones de agua en un plazo de 24 horas. Asimismo, ha destacado que el incremento de la presencia policial en Londres ha permitido reducir el número de incidentes.
Además, ha rechazado que la Policía respondiera con lentitud a los disturbios, incidiendo en que se enfrenta a un "desafío nuevo" con "gente distinta que está haciendo lo mismo en distintos lugares". Lo ocurrido, con "saqueos agresivos" en distintas ciudades, hace plantearse si las tácticas policiales empleadas hasta ahora para abordar este tipo de hechos deben modificarse.
Por otra parte, el primer ministro ha reconocido que en el pasado no se ha hecho frente con contundencia a las bandas juveniles, si bien ha subrayado que los protagonistas de los disturbios "no representan de ninguna forma a la gran mayoría de los jóvenes de nuestro país".
Cameron ha lamentado la "falta de responsabilidad" mostrada por los jóvenes, incluidos menores de 12 y 13 años que han saqueado tiendas, que han protagonizado los disturbios y que piensan que "el mundo les debe algo y tienen más derechos que responsabilidades".
En opinión del primer ministro, hay algo que está "mal" en la sociedad británica, existe una "falta de educación adecuada" tanto por parte de los padres como del sistema escolar y una "falta de ética y de moral". "Eso es lo que tenemos que cambiar", ha reconocido. "Ahora mismo la prioridad sigue estando clara: tomar todas las medidas necesarias para que el orden vuelva a nuestras calles", ha aseverado el 'premier', insistiendo en que la continuación de la violencia es "inaceptable" y el Gobierno no permitirá que se instale la "cultura del miedo" en el país.
Cameron ha pedido a los efectivos de seguridad que recurran a tácticas "más contundentes" contra los criminales. A su vez ha prometido acelerar los procedimientos judiciales a los no menos de cien imputados. "Sentiréis toda la fuerza de la ley, y si sois lo suficientemente mayores para cometer estos crímenes, también lo sois para enfrentaros al castigo", ha trasladado el 'premier' a los infractores, en su gran mayoría jóvenes.

Ya son 16.000 los agentes desplegados en las calles de Londres para prevenir los disturbios, aunque en esta cuarta noche de violencia los altercados más graves se están registrando en la ciudad de Manchester, donde dos centenares de jóvenes se han enfrentado a las fuerzas de seguridad. Las aseguradoras calculan que los disturbios han causado daños por valor de más de 100 millones de libras, o 113 millones de euros. Por otro lado, Cameron ha convocado una sesión parlamentaria para este miércoles para analizar la situación. CGS