Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cameron sufre una derrota parlamentaria en su intento por promover un referéndum sobre la UE

El Partido Conservador británico ha sufrido este viernes una nueva derrota parlamentaria por el rechazo de la Cámara de los Lores a seguir debatiendo una iniciativa para celebrar un referéndum sobre la pertenencia de Reino Unido a la UE, una de las grandes promesas del 'premier' David Cameron para tratar de lograr la reelección en 2015.
La iniciativa había sido presentada ante la Cámara Alta por el 'tory' James Wharton y finalmente 180 votos han bastado para zanjar los debates. El texto había sido presentado a título personal por Wharton, pero de haber salido adelante habría supuesto un respaldo a la intención de Cameron de celebrar una consulta en 2017.
El primer ministro ha culpado a los liberaldemócratas --socios de la coalición de Gobierno-- y a los laboristas del "bloqueo" y ha dicho que se trata de una noticia "decepcionante". Sin embargo, "no vamos a rendirnos en nuestros esfuerzos de convertir en ley nuestro compromiso con el referéndum. Muy al contrario", ha advertido Cameron.
"Vamos a intentar reintroducir la misma medida en la próxima sesión del Parlamento y, si es necesario, haremos uso de la Ley Parlamentaria para impedir que laboristas y liberaldemócratas la tumben de nuevo", ha adelantado, según informa la cadena de televisión BBC.
Cameron ha subrayado, no obstante, de que la celebración del referéndum no depende de la aprobación o no del texto que no ha salido adelante en la Cámara de los Lores, sino de que sea primer ministro tras los comicios parlamentarios del próximo año.
Los sondeos cifran en torno al 43 por ciento la proporción de británicos que quieren abandonar la Unión Europea, mientras que sólo un 33 por ciento estaría a favor. Cameron ha tenido que hacer frente en los últimos meses a un creciente euroescepticismo en las filas 'tories' y al auge del Partido de la Independencia de Reino Unido (UKIP).