Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cameron rechaza un debate televisado con Salmond sobre la independencia de Escocia

El primer ministro británico, David Cameron, ha rechazado este viernes formalmente una propuesta del ministro principal escocés, Alex Salmond, para debatir en televisión la posible independencia de Escocia, ya que considera que el referéndum sobre la secesión no debería tener un estatus similar al de las elecciones generales.
Salmond había propuesto a Cameron un 'cara a cara' para el próximo 30 de noviembre, pero el 'premier' de Reino Unido ha rechazado por carta la oferta argumentando que en los posibles debates deben participar "escoceses residentes en Escocia", para no convertirse en una "discusión entre el Gobierno escocés y el británico", informa 'The Daily Telegraph'.
"Es razonable que te hayas designado capitán de tu equipo, pero no debes elegir también el del equipo rival", ha dicho Cameron. En este sentido, ha recordado en su misiva que todos los partidos escoceses partidarios de la unidad eligieron a Alistair Darling como su principal representante.
Cameron ha lamentado esta "táctica divisora" emprendida por Salmond y le ha recriminado que intente "desviar la atención de cuestiones reales" como son qué pasará con las finanzas de Escocia si finalmente triunfa el 'sí' en el plebiscito del 18 de septiembre de 2014. El primer ministro británico ha advertido de que las consecuencias de la independencia serán "irreversibles".
Por su parte, Salmond ha acusado a Cameron de tener "miedo" al 'cara a cara' porque, en su opinión, sí tiene sentido el encuentro televisado entre ambos. "La realidad es que, su Gobierno, sigue tomando decisiones que afectan a Escocia" y Londres se ha convertido en una pieza "clave" al abogar públicamente por el 'no' a la independencia, ha justificado.