Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cameron pierde una votación parlamentaria para ampliar el horario comercial en domingo

La Cámara de los Comunes británica ha rechazado un plan del Gobierno de David Cameron para ampliar los horarios de apertura comercial en domingo, en una votación que ha contado con el voto en contra de 26 parlamentarios del Partido Conservador.
Las leyes actuales sólo permiten que las tiendas de Inglaterra y Gales abran seis horas el domingo, pero el Gobierno ha defendido que una ampliación de este horario --como ya ocurrió durante los Juegos Olímpicos de 2012-- mejoraría la competitividad del comercio físico frente al 'on line'.
El Ejecutivo planteaba dejar la decisión final en manos de las autoridades locales y había propuesto un programa piloto en un número de zonas determinadas. Los detractores de la medida, sin embargo, sostenían que al final se generaría un efecto dominó que sólo terminaría añadiendo más presión sobre los trabajadores.
Finalmente, la Cámara de los Comunes ha consumado la segunda derrota parlamentaria del Gobierno desde las elecciones de mayo al rechazar la reforma con 386 votos a favor y 317 en contra, entre ellos los de 26 diputados 'tories'. Los votos contrarios también han procedido del Partido Nacional Escocés (SNP), aunque la medida no habría afectado a Escocia.
El ministro de Empresa, Sajid Javid, ha recriminado al SNP su postura "infantil" e "hipócrita" al negar para el resto de Reino Unido una libertad que ya tienen los comercios escoceses, según BBC. En este sentido, ha defendido que los diputados ingleses y galeses han votado mayoritariamente a favor.
El SNP, por su parte, ha explicado que se opone a los cambios por los efectos que acarrearían para el personal de empresas presentes en todo Reino Unido y ha citado una potencial pérdida de ingresos para estos empleados.