Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Camerún devuelve a casi 500 soldados nigerianos que entraron al país tras los combates con Boko Haram

Alrededor de 500 soldados nigerianos que cruzaron la frontera con Camerún durante la jornada del domingo tras los enfrentamientos con milicianos de la secta islamista Boko Haram en la localidad de Gwoza han sido devueltos al país por las autoridades camerunesas en medio de fuertes medidas de seguridad.
Los soldados habrían abandonado los combates contra Boko Haram y cruzaron la frontera con sus armas, si bien Nigeria ha asegurado que estaban realizando una "maniobra táctica", si bien no ha dado detalles acerca de por qué abandonaron el país en el marco de la misma, tal y como ha informado la emisora Radio France Internationale.
Los soldados nigerianos fueron ubicados temporalmente en la localidad camerunesa de Maroua, ubicada a unos 80 kilómetros de la frontera, según ha indicado el portavoz del Ejército de Camerún, Didier Badjek, en declaraciones concedidas a la cadena de televisión británica BBC.
Camerún ha cerrado oficialmente sus 1.600 kilómetros de frontera con Nigeria para intentar contener la expansión del brote de ébola, si bien es imposible aplicar el cierre en las zonas remotas del país, como la zona en la que tuvieron lugar los enfrentamientos entre el Ejército nigeriano y Boko Haram.
El líder de la secta islamista, Abubakar Shekau, proclamó el domingo el califato en Gwoza, tomada el pasado jueves por las milicias del grupo, un anuncio que ha sido rechazado por el Ejército nigeriano, que lo ha tildado de "vacío".
"La soberanía y la integridad territorial del estado nigeriano siguen intactas. Cualquier afirmación de un grupo terrorista sobre cualquier porción del país no será permitida. Las medidas militares necesarias para asegurar el área y expulsar a los bandidos están en marcha", agregó.
El norte de Nigeria albergó en el siglo XIX el califato de Sokoto, una autoridad separada de otros reinos islámicos y del califato oficial, reivindicado por el Imperio Otomano.
Boko Haram controla varias localidades más cerca de Gwoza, en el sur del estado de Borno, así como grandes extensiones del norte de Borno y al menos otra localidad en el estado de Yobe.