Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Canadá pierde la pista a un cuñado de Ben Alí pocos días antes de su expulsión del país

Las autoridades de Canadá han anunciado este jueves que Belhassen Trabelsi, cuñado del expresidente tunecino Zine el Abidine ben Alí, se encuentra en paradero desconocido, dos días después de que pasara la fecha para su entrega al país árabe.
Belhassen Trabelsi anunció a finales de mayo su voluntad de participar en un acuerdo de arbitraje con la Comisión de la Verdad y la Dignidad sobre fondos adquiridos a través de medios presuntamente corruptos.
Sin embargo, y según las informaciones de los medios canadienses, no se ha presentado ante las autoridades desde entonces, por lo que éstas no han podido proceder a su expulsión del país.
Por el momento, ni las autoridades de Canadá como las de Túnez --que habían reclamado su envío al país después de su fuga durante la revolución contra Ben Alí-- se han pronunciado sobre la situación.
Belhassen fue condenado en rebeldía a cinco años y dos meses de cárcel por exportación de monedas falsas, mientras que Imed está condenado a otros cinco años por gestionar empresas ilegales en la localidad de Cartago.
Junto a Belhassen anunció su decisión de participar en el proceso de arbitraje Imed Trabelsi, sobrino de la esposa de Ben Alí, Leila. Semanas antes lo había hecho Slim Chibub, yerno del expresidente.
El presidente de la comisión, Jaled Krichi, sostuvo tras el anuncio de Chibub de unirse al proceso que cualquier acuerdo alcanzado a través del arbitraje anulará todos los juicios previos contra las personas que se sometan al mismo.
Así, explicó que todas aquellas personas que participen en el proceso de arbitraje podrían ver anuladas sus condenas, incluidos los periodos de cárcel que aún les queden por cumplir.
Ben Alí vive en Arabia Saudí alejado de los focos --han sido muy escasas sus apariciones o las noticias acerca de su persona-- junto a su esposa y sus tres hijos, aparentemente a salvo de la petición de extradición formulada por Túnez a la Interpol.