Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Canadá dice que utilizará la presidencia del G8 para presionar a Teherán

El primer ministro canadiense, Stephen Harper, advirtió hoy que utilizará la presidencia del G8, que Canadá ostenta desde enero, para que la comunidad internacional emprenda acciones "sobre el régimen iraní" con relación al enriquecimiento de uranio.
Harper afirmó a través de un comunicado que "Canadá seguirá trabajando con sus aliados para encontrar soluciones fuertes y viables, incluidas sanciones, para que Irán dé cuentas" sobre su programa nuclear.
"Canadá utilizará su presidencia del G8 para seguir concentrando la atención y acción internacional sobre el régimen iraní" añadió el primer ministro canadiense.
Según Harper, "es hora de que Irán termine su desafío a la comunidad internacional, suspenda su actividad de enriquecimiento y tome pasos inmediatos hacia la transparencia y conformidad, con la detención de la construcción de nuevas plantas de enriquecimiento y la total cooperación con el Organismo Internacional de la Energía Atómica".
La declaración del primer ministro canadiense se produce después de que Teherán iniciara el proceso de enriquecimiento de uranio al 20% en la planta nuclear de Natanz, en abierto desafío a las potencias de Occidente, y el mismo día en que Washington anunció nuevas sanciones a cuatro empresas asociadas con la Guardia Revolucionaria iraní.
Irán ha dicho que necesita enriquecer uranio al 20 por ciento para un reactor de investigación que produce isótopos para el diagnóstico y tratamiento de enfermos de cáncer en la República Islámica.
A pesar de las explicaciones iraníes, Harper dijo que "Canadá está profundamente preocupado por la decisión de Irán de enriquecer su material nuclear en desafío de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. El último movimiento acerca considerablemente a Irán a la posesión de material con grado de arma".
Las potencias occidentales también están elaborando nuevas penalizaciones contra Teherán, después de que el bloque de países liderado por EE.UU. e Irán no llegaran a un acuerdo sobre el enriquecimiento de parte del uranio iraní en el exterior.