Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Candidatos republicanos abogan por restringir la entrada de inmigrantes a EEUU tras los ataques en Bruselas

El magnate Donald Trump y el senador Ted Cruz, principales favoritos para alzarse con la nominación del Partido Republicano y pelear por la Casa Blanca, han abogado este martes por "restringir" la entrada de inmigrantes en Estados Unidos tras los ataques terroristas ocurridos en Bruselas.
"Si yo soy presidente vamos a ser muy duros, fuertes y vigilantes. No dejaremos que eso pase en nuestro país y, si pasa, les encontraremos y les haremos sufrir muchísimo", ha dicho Trump, que ha insistido en su propuesta de ampliar las leyes para permitir el "ahogamiento simulado" para extraer toda la información a los presuntos terroristas "de manera rápida".
El multimillonario ha mantenido el mismo discurso de siempre y se ha comprometido a ser "muy, muy duro" en las fronteras del país. "Bruselas solía ser una de las mejores ciudades y ahora es catastrófica, muy peligrosa y la Policía no tiene el control", ha agregado Trump, que ha criticado la política migratoria adoptada en muchos países europeos, poniendo como ejemplo el caso de Alemania.
En esta misma línea, Cruz ha pedido mayor supervisión sobre los barrios musulmanes en Estados Unidos. "Tenemos que capacitar a la Policía para patrullar y proteger los barrios musulmanes antes de que se radicalicen", ha agregado el candidato presidencial, tal y como ha informado la cadena NBC.
"Sabemos lo que está sucediendo con estos barrios musulmanes aislados en Europa. Si queremos evitar que suceda aquí se va a requerir una presencia autorizada que identifique los puntos problemáticos y se asocie con los estadounidenses no radicales que quieren proteger sus hogares", ha agregado el senador por Texas.
La nota discordante la ha puesto el gobernador de Ohio, John Kasich, quien ha advertido de que este tipo de medidas generarían "más polarización" y "más divisiones" en Estados Unidos. "En nuestro país no queremos crear divisiones por cuestiones de religión", ha sentenciado.