Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Capriles anuncia que ya "no hacen falta" más firmas para el revocatorio contra Maduro

El ex candidato presidencial y gobernador del estado venezolano de Miranda, Henrique Capriles, ha anunciado este sábado que la oposición ya cuenta con cerca de dos millones de firmas para iniciar el referéndum revocatorio contra el presidente, Nicolás Maduro, y que ya no hacen falta más.
A través de su cuenta oficial de Twitter, Capriles ha recordado que para poder iniciar el trámite "se necesitaban 196.000" firmas, por lo que ha agradecido la participación de la sociedad venezolana. "¡Miles de gracias!", ha escrito el gobernador de la oposición.
Después de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) revisara la petición de la coalición opositora y constatara que se habían cumplido los mecanismos para arrancar el proceso, entregó a la Mesa de Unidad Democrática (MUD) los documentos oficiales para recoger las firmas necesarias: el uno por ciento de los inscritos en el Registro Electoral del país.
En un vídeo, publicado por el propio Capriles en su cuenta de Facebook, el líder opositor muestra las planillas. "Son casi dos millones, dos millones de firmas", explica, antes de que sus compañeros estallen en aplausos. "Mucho más de lo que necesitábamos", añade.
Asimismo, Capriles ha pedido a toda la gente "que quiera seguir firmando" que espere "a la próxima firma", cuando se necesitará el 20 por ciento de los apoyos. El opositor ha insistido en que, desde que se han conseguido el mínimo de respaldos, se están llevando a cabo las autitorías necesarias para garantizar la validez de las mismas y evitar que el CNE bloquee el proceso por razones formales.
La Mesa de Unidad Democrática (MUD) puso en marcha la maquinaria para expulsar a Maduro del Palacio de Miraflores un día después de que el CNE accediera finalmente a entregarles los documentos oficiales en los que deben plasmarse las firmas.
La MUD había pedido las planillas en varias ocasiones pero el CNE se había negado alegando que solo a él corresponde "la iniciativa de leyes relativas a la materia electoral", reprochando así la aprobación de una ley sobre referendos en el Parlamento, ahora en manos de la oposición.
Para Maduro, "nada de lo que haga la oposición tiene viabilidad política", por lo que ha expresado su confianza en que logrará terminar su mandato, que expira oficialmente en 2019.
COMPLEJO PROCESO
La MUD ha dado a conocer una 'hoja de ruta' para expulsar a Maduro de la Jefatura del Estado que incluye, además del referéndum revocatorio, una enmienda constitucional, una asamblea constituyente y una movilización popular.
La oposición debe sumar al menos el uno por ciento de las firmas de los inscritos en el censo electoral en cada estado --unas 200.000-- para activar formalmente el proceso revocatorio, en un plazo máximo de 30 días, contados a partir del 26 de abril.
Una vez completada la primera fase, en la que se encuentra actualmente, la MUD tendrá un máximo de tres días para recabar las rúbricas del 20 por ciento de los votantes registrados, es decir unos cuatro millones de venezolanos.
Las autoridades electorales tienen entonces 15 días para autenticar los apoyos o rechazarlos, como ya hizo en 2004 con el referéndum revocatorio que se planteó entonces contra el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.
Si el CNE da su 'placet', debe convocar el referéndum en los 90 días siguientes. Para que el mandato presidencial llegue a su fin deben votar a favor un número igual o superior de electores a los que apoyaron la elección, en el caso de Maduro 7,5 millones, con una participación mínima del 25 por ciento, unos 4,8 millones.
Si la convocatoria del referéndum supera el 10 de enero de 2017, aunque los venezolanos ordenen el cese de Maduro, no habrá nuevas elecciones presidenciales, sino que el vicepresidente, Aristóbulo Isturiz, gobernará en funciones hasta 2019.