Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Castro, a favor de "no prohibir" que cada cubano construya su "casita como pueda"

El problema de la vivienda es uno de los que más afectan la vida cotidiana de los ciudadanos en Cuba. Foto:ZAMtelecinco.es
Raúl Castro inaugura el 2009 con aires de renovación. El presidente de Cuba se ha pronunciado por "no prohibir" que los ciudadanos construyan sus "casitas como puedan",  en alusión a las edificaciones realizadas con esfuerzo individual. El problema de la vivienda es uno de los que más afectan la vida cotidiana de los cubanos y hasta el momento estaba bajo control estatal.
"Aquí lo que hay que hacer es cientos de miles de casas". (...) "Y vamos a hacer de verdad la base industrial para desarrollar la vivienda", ha afirmado Castro durante un recorrido por Santiago de Cuba en una zona, donde se construyen 100 casas donadas por el gobierno de Venezuela a la isla.
 El líder de la revolución se refirió a a la participación de los ciudadanos en la construcción de sus propias viviendas y, en ese sentido, instó a "no prohibir, sino a "decirles, bueno aquí se puede construir, y usted tiene tanto (de espacio), y deje este ancho para que por aquí pase una calle un día, y por ahí una acera, y que hagan su casita con lo que puedan".
Al déficit reconocido de al menos 600.000 viviendas que arrastraba Cuba hasta este año hay que sumar más de medio millón que fueron afectadas total o parcialmente en los huracanes que azotaron la isla en los últimos meses.
En los últimos tres años no se han podido cumplir los planes de construcciones estatales de 150.000, 70.000 y 50.000 nuevas viviendas, en 2006, 2007 y 2008, respectivamente.
En Cuba, el trabajo de construcción recae en brigadas organizadas por el Gobierno e integradas por los propios ciudadanos que tienen que afrontar trámites burocráticos interminables antes de poder construir y con graves problemas de suministro de materiales, como ha criticado la prensa oficial.ZA