Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chad cuenta con dos nuevas candidaturas de la oposición para las elecciones del próximo 10 de abril

La oposición de Chad ha multiplicado su presencia de cara a las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo 10 de abril después de que, a sólo dos días de que se cerrara la fecha para poder presentar la documentación pertinente, se presentaran dos candidaturas nuevas para concurrir a los comicios.
Se trata de las de Ngarledji Yorongar y Brice Guedmbaye Mbaimon, quienes presentaron su documentación el sábado con el objetivo de intentar llevar al actual presidente, Idriss Déby, a una segunda vuelta en las elecciones, según Radio France Internationale.
Guedmbaye Mbaimon ha sido investido por el Movimiento de Patriotas Chadianos para la República (MPCR) como su candidato a las presidenciales. "Después de varias décadas, los chadianos no tienen ningún motivo para ser felices, alegres, ningún motivo de orgullo. Yo he aceptado, humildemente, ser candidato a las elecciones del 10 de abril porque, efectivamente, mi país está mal gobernado", ha asegurado. "Me gustaría que mi país cambiara de manera profunda", ha añadido.
Por su parte, el diputado Ngarledji Yorongar, coordinador de la Federación Acción por la República (FAR) ha anunciado su candidatura asegurando que "la cita con la alternancia es mañana". Yorongar, que siempre ha abogado por el federalismo en el país, ha asegurado que el propio presidente le había ofrecido ser su primer ministro pero que lo había rechazado. "Es su puesto el que quiero", ha explicado. "Quizás sea yo el candidato más adecuado", ha añadido.
El diputado ha agradecido, no obstante, al jefe de Estado, que finalmente ha llegado a reconocer que la república federal es la forma más adaptada para Chad, una idea a la que Déby siempre se había opuesto.