Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chávez y Morales esgrimen las tensiones por el caso Assange como un ataque contra Latinoamérica

Los presidentes de Venezuela y de Bolivia, Hugo Chávez y Evo Morales, esgrimen las tensiones entre Ecuador y Reino Unido por el asilo concedido al cofundador de Wikileaks, Julian Assange, como un ataque contra Latinoamérica.
En sendas comparecencias recogidas por este sábado por los medios locales, Chávez ha declarado que Latinoamérica, unida, se ganará el respeto de Occidente. "Latinoamérica debe ser respetada, nuestro pueblo debe ser respetado, pero solo unidos podremos ganarnos este respeto", ha clamado el mandatario venezolano.
Morales, por su parte, ha asegurado que si Reino Unido cumple con sus amenazas e irrumpe en la Embajada ecuatoriana en Londres para arrestar a Assange, tal agresión no será contra Ecuador, sino contra toda Latinoamérica.
"Reino Unido se equivoca", ha señalado Morales, "la amenaza no es solo una agresión hacia Ecuador, sino contra Bolivia, contra Sudamérica y contra Latinoamérica entera".
El Consejo Político de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), una organización de la que Bolivia y Venezuela son Estados miembro, ha dado este sábado un espaldarazo a Ecuador, respaldando la concesión de asilo al cofundador de Wikileaks, frente a las "amenazas intimidatorias" de Reino Unido.
El ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro, que ha leído la declaración del ALBA ha trasladado la solidaridad de Chávez con el pueblo ecuatoriano, mientras que su homólogo boliviano, Juan Aludalde, ha hecho hincapié en el "respeto a la soberanía" como principio fundamental para desencallar esta situación.
Suecia reclama el arresto de Assange por delitos sexuales, aunque podría ser extraditado a Estados Unidos en relación a la filtración de cientos de miles de documentos confidenciales y cables diplomáticos estadounidenses hace dos años.