Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chávez asegura que a Uribe "le faltaron cojones" para intervenir militarmente en Venezuela

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha asegurado que el exmandatario colombiano Álvaro Uribe (2002-2010) no emprendió una intervención militar contra Venezuela porque "le faltaron cojones" para hacerlo y no por una cuestión de tiempo, como ha dicho recientemente en unas declaraciones públicas.
"No le faltó tiempo, le faltaron cojones al caballero", ha afirmado Chávez, al denunciar que detrás de Uribe estaba actuando "la extrema derecha imperial" que buscaba "generar una guerra" en la región.
Uribe reveló el lunes durante su participación en una conferencia en una universidad colombiana que, al final de su mandato, se encontraron nuevas pruebas de supuestos campamentos guerrilleros en territorio venezolano.
"Ante esto yo tenía dos opciones: quedarme callado o hacer un operativo militar en Venezuela, pero me faltó tiempo", comentó Uribe, al desvelar que trasladó esta idea a su sucesor en el cargo y entonces ministro de Defensa, Juan Manuel Santos.
Chávez ha recordado que Uribe "siempre negó" que tenía intenciones de emprender acciones militares contra Venezuela, a pesar de que Caracas siempre advirtió de que existía esa amenaza. "Ahí está, él mismo lo está diciendo, bastante tiempo tuvo, pero no se atrevió", ha denunciado, al afirmar que con esas declaraciones el expresidente "está descubriéndose".
"Afortunadamente, hemos logrado reconstruir las relaciones con Colombia, con el nuevo gobierno del presidente Santos", ha valorado Chávez, al tiempo que ha recalcado que Caracas está comprometido con mantener esas buenas relaciones con Bogotá.
Las relaciones entre Uribe y Chávez siempre estuvieron cargadas de tensión y conflictos diplomáticos. En 2010, el exmandatario presentó ante la Organización de Estados Americanos (OEA) pruebas de que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) actúan desde Venezuela, supuestamente, gracias a la anuencia de Chávez.
En respuesta, el líder socialista decidió romper los vínculos diplomáticos con Colombia. Desde 2005, ambos gobiernos mantuvieron una relación tensa, lo que derivó en la ruptura de los lazos bilaterales hasta en tres ocasiones y en la llamada a consultas de sus embajadores en muchas otras.
Las relaciones colombo-venezolanas se restauraron con la llegada de Santos a la Presidencia, en agosto de 2010. Desde entonces, ambos países han estrechado sus vínculos y han abordado los problemas fronterizos, creando cinco comisiones binacionales para buscar soluciones.
Ello se ha producido de forma paralela a la creciente enemistad entre Uribe y Santos, a pesar de que fue el expresidente quien, después de que la Corte Constitucional le prohibiera aspirar a un tercer mandato consecutivo, señaló a su ministro de Defensa como candidato presidencial del Partido de la 'U', al que ambos pertenecen.