Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chávez asume la responsabilidad de su Gobierno en el accidente en la refinería de Amuay

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha asumido la responsabilidad de su Gobierno y de la estatal petrolera PDVSA en el accidente en la refinería de Amuay que dejó unos 40 muertos y decenas de heridos, a la vez que ha confirmado que el incendio ha sido extinguido.
"PDVSA asume su responsabilidad, el Gobierno asume su responsabilidad", ha afirmado Chávez en una reunión con sus ministros y representantes de las Fuerzas Armadas que ha sido transmitida por las cadenas estatales.
Una explosión tuvo lugar el pasado en el refinería de Amuay, en el estado de Falcón (noroeste), y provocó una onda expansiva que afectó a decenas de viviendas y a un pequeño complejo militar. Varios tanques fueron consumidos por las llamas generando una columna de humo que se podía ver a varios kilómetros de distancia.
El accidente de Amuay es considerada una de las peores tragedias que ha vivido la industria petrolera a nivel mundial. "Hemos movilizado a cientos de efectivos policiales y militares, helicópteros, puestos al servicio de la gente", ha expresado el mandatario al ofrecer detalles de las medidas que se han tomado en torno a este accidente.
Así, ha confirmado las versiones del ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, quien aseguró que las llamas habían sido extinguidas gracias a la labor de los bomberos y las fuerzas de seguridad. "Hoy ya no tenemos ningún tanque incendiado", ha afirmado, a la vez que mostraba fotos en las que se podía ver la refinería libre de fuego.
El líder socialista, que se acercó el pasado domingo hasta la refinería, ha confesado que fue un "impacto terrible" ver envuelto en llamas parte del Complejo Refinador de Paraguaná, uno de los más grandes del planeta.
Chávez ha confirmado la creación de un fondo de cien millones de bolívares (18,6 millones de euros) para ayudar a las familias, acelerar los trabajos de recuperación de la infraestructura y apoyar a los comerciantes que se vieron afectados por la explosión. "Menos mal que esta revolución está en el Gobierno", ha dicho.
El Gobierno entregó este lunes las primeras 60 viviendas a las familias que perdieron sus hogares por el accidente en Amuay. De acuerdo a los datos oficiales, el diez por ciento de las 500 viviendas afectadas por la explosión quedaron completamente destruidas.
CRÍTICAS A LA OPOSICIÓN
Chávez ha lanzado duras críticas a la oposición por haber utilizada esta tragedia con fines políticos de cara a las elecciones presidenciales del próximo 7 de octubre, en las que aspira a una nueva reelección para un período de seis años.
"Lamentable es que, en momento de una tragedia, surja algo así como una 'zamurera' para tratar de pescar en ríos revueltos", ha expresado, al fustigar también la cobertura que han dado algunos medios privados al accidente.
"Están tratando de sacarle beneficio al luto de un pueblo, eso es algo inhumano", ha dicho. "Esta es la batalla de la mentira contra la verdad, es la batalla de la 'antipatria' que representan ellos (la oposición) contra la patria que son esos trabajadores y trabajadoras" de Amuay, ha aseverado.