Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Chavistas' y opositores confluirán este sábado en Caracas en dos grandes marchas

Simpatizantes de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) y del Gobierno de Nicolás Maduro protagonizarán este sábado en Caracas dos marchas simultáneas, aunque por motivos muy distintos, en medio de la crispación en la escena política venezolana.
La iniciativa la tomó la coalición opositora el pasado martes, cuando su secretario ejecutivo, Jesús 'Chúo' Torrealba dio a conocer la 'hoja de ruta' de la MUD para echar a Maduro del Palacio de Miraflores antes de que concluya oficialmente su mandato, en 2019.
El plan contempla, como punto de partida, la movilización de los ciudadanos en las calles, para lo cual Torrealba convocó una primera movilización "el sábado 12" de marzo para exigir "la renuncia de Maduro", tanto en Caracas como en el resto de regiones del país.
"La MUD ha tomado la decisión unánime de convocar al pueblo de Venezuela a conformar el movimiento democrático de presión popular más grande que haya existido para activar TODOS los mecanismos de cambio que se encuentran en nuestra Constitución y conformar con urgencia un Gobierno de Unidad Nacional", dijo Torrealba.
La oposición ha detallado que la marcha partirá a las 10.00 (hora local) de tres puntos distintos de la capital --Parque del Este, la plaza Brión de Chacaíto y la plaza Alfredo Sadel de Las Mercedes-- y culminará en la calle Élice de Chacao.
Poco después del anuncio de la MUD, "los gobernadores bolivarianos" se reunieron en el Teatro de Caracas para "convocar a todo el pueblo venezolano a una jornada nacional" contra "la agresión imperialista a Venezuela", que comenzará el 12 de marzo y se extenderá hasta el 14 de abril.
En su caso, el objetivo es expresar su rechazo a la decisión del Gobierno de Barack Obama de renovar las sanciones contra Venezuela por las violaciones de los Derechos Humanos, en "un infame decreto mediante el cual (además) declara a Venezuela como una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional".
Maduro incluso ha ordenado la retirada del encargado de negocios de la Embajada de Venezuela en Washington, Maximilien Arveláiz, al considerar que Obama ha tenido "bastantes oportunidades" de rectificar y, sin embargo, mantiene las sanciones.
"Repudiamos las prácticas imperiales que, sobre la base de la mentira, buscan generar las condiciones para la desestabilización de la democracia venezolana a través de una intervención que traería consigo la destrucción y el sufrimiento en la patria del libertador Simón Bolívar", denunciaron los gobernadores.
MÁXIMA TENSIÓN
Estas contramarchas llegan en un momento especialmente tenso en Venezuela por el trasfondo de la crisis económica y social que sufre la nación caribeña y el triunfo opositor en las elecciones del 6 de diciembre, que ha obligado a una cohabitación inédita entre un Parlamento dominado por la MUD y un Gobierno 'chavista'.
Los pocos pasos que ha dado la Asamblea Nacional en este breve espacio de dos meses han suscitado sin embargo una fuerte reacción del Palacio de Miraflores y del Tribunal Supremo de Justicia, cuyos magistrados aún son los designados por el anterior Parlamento oficialista.
Como precedente inmediato de esta situación está la marcha por el Día de la Juventud del 12 de febrero de 2014, que estalló en Caracas con enfrentamientos entre simpatizantes y detractores de Maduro y desencadenó una ola de violencia que se dejó 43 muertos, cientos de heridos y miles de detenidos, incluido el dirigente opositor Leopoldo López.
"Nosotros no queremos ni una piedra, ni una botella partida, lo que queremos es pueblo en la calle, es movilización intensa y pacífica del pueblo venezolano", ha advertido Torrealba.