Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

China estudia aumentar las prohibiciones a los anuncios de tabaco

China ha empezado a revisar este lunes el borrador de una enmienda a la Ley de Publicidad, aprobada hace 20 años, para prohibir los anuncios de tabaco en más lugares públicos y online.
Aunque la normativa actual ya prohíbe la publicidad de tabaco en ciertos lugares, esta propuesta pretende aumentar la prohibición a bibliotecas, centros culturales, museos, parques, salas de espera, teatros, centros de encuentro, auditorios y cerca de hospitales y colegios.
"Los anuncios de tabaco directa o indirectamente transmitidos por radio, cine, televisión, periódicos, revistas, libros y productos audiovisuales, publicaciones electrónicas, red de telecomunicaciones e Internet están prohibidos", dice el borrador al que ha tenido acceso la agencia oficial de noticias china Xinhua.
La propuesta refleja la batalla de China contra el tabaco en el país. En junio, académicos, profesionales de la salud y las leyes y expertos en el control del tabaco se reunieron para firmar una carta dirigida al organismo legislativo nacional en la que pedían la prohibición completa de los anuncios de tabaco.
Además, China firmó en 2003 el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, por lo que está obligada a cumplir con "una completa prohibición de los anuncios de tabaco, promoción y esponsorización".
CASTIGOS SEVEROS
La enmienda presentada al Comité Permanente del Congreso Nacional busca "futuras regulaciones en publicidad, impulsar el desarrollo de la industria de la publicidad y proteger a los consumidores", según una documento explicativo.
El borrador incluye castigos severos por dar falsa información como funciones, ingredientes, fechas de caducidad y precios de productos anunciados o servicios.
Los clientes, fabricantes y publicistas de falsos anuncios serán sancionados con tres o cinco veces las tasas del anuncio. Si el precio fijado no es exacto, las autoridades multarán con entre 200.000 yuanes (más de 24.000 euros) y un millón (cerca de 123.000 euros).
Si estas infracciones se cometen más de tres veces en dos años, las multas serán de entre cinco y diez veces superiores a las tasas del anuncio. Las sanciones se elevarán a uno a dos millones de yuanes (entre unos 123.000 euros y 245.000) cuando no haya un precio fijo.