Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

China lanza una web con fotos de niños secuestrados

Wang Bangyin recupera a su hijo secuestrado en un orfanato en la provincia de Guiyang. Foto: Reuters.telecinco.es
Más de 2.000 niños han sido rescatados en China de las redes de tráfico infantil durante una campaña de seis meses de duración, según ha informado la policía del país. Entre 30.000 y 60.000 niños son declarados desaparecidos en China cada año, y de ellos una mínima parte consiguen ser recuperados y devueltos a sus familias.
Las bandas criminales del país secuestran a los niños para luego venderlos a parejas que no pueden tener hijos. El precio de venta varia mucho respecto a si el bebé era varón o hembra: en la sociedad china los varones son especialmente valorados y en algunos casos son entregados por hasta 6.000 dólares, mientras que las mujeres suelen venderse por 500.
Para evitar que los niños rescatados en ésta campaña se críen en orfanatos y centros de acogida, el Ministerio de Seguridad Pública ha creado una página web en la cual se pueden observar fotografías de los menores, a fin de que sus familias los reconozcan y puedan recuperarles.
Wang Bangyin vuelve a abrazar a su hijo
De los 2.008 menores recuperados en la campaña, algunos ya han sido reunidos con sus padres. Wang Bangyin, un humilde granjero, es uno de los afortunados que se ha reencontrado con el hijo que creyó perder hace dos años. Wang explica que el reencuentro fue raro, ya que su hijo al verle y a sentir que un extraño lo abrazaba, comenzó a gritar y a llorar de miedo.
Su pequeño fue encontrado por un policía en el pasado mes de mayo junto con otros 15 niños, pero al no portar el crío ningún documento que lo identificase no se puedo hacer nada por encontrar a su familia.
Tras efectuar la prueba del ADN y llevar a cabo las formalidades burocráticas, a Wang Bangyin le preocupa ahora como reintroducir a su hijo de 3 años en casa. Lo primero que piensa hacer para que se sienta cómodo es "una buena comida", explica emocionado. RGM.