Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Christie promete depurar responsabilidades tras verse salpicado por un escándalo que afecta a una ayudante

El gobernador de Nueva Jersey y el republicano mejor situado para las elecciones presidenciales, Chris Christie, ha prometido que depurará responsabilidades después de verse salpicado por un escándalo, tras salir a la luz unos correos electrónicos de una ayudante en los que ordenaba provocar un atasco para perjudicar a un alcalde que no había querido respaldar la reelección del gobernador.
"Lo que hemos visto hoy por primera vez es inaceptable", ha afirmado Christie en un comunicado el miércoles por la tarde, después de que los medios estadounidenses pusieran al descubierto los hechos que provocaron monumentales atascos el pasado verano en el puente George Washington, que une Nueva Jersey con Nueva York.
"Estoy disgustado y muy triste tras saber no sólo que fui engañado por un miembro de mi personal sino que esta conducta inadecuada y no autorizada se hizo sin mi conocimiento", ha aseverado Christie, que horas antes había suspendido un acto público tras conocerse la noticia.
"Hay una cosa clara: este tipo de conducta es inaceptable y no la toleraré porque los ciudadanos de Nueva Jersey se merecen lo mejor. Esta conducta no es representativa ni de mí ni de mi Administración en ningún modo y las personas serán responsabilizadas por sus acciones", ha añadido.
Hasta ahora, Christie había negado que su personal tuviera algo que ver con el cierre de varios carriles del puente e incluso se burló de los periodistas por preguntarle sobre la cuestión cuando se produjeron los hechos. Su respuesta entonces fue que un estudio sobre el tráfico provocó el cierre.
"PROBLEMAS DE TRÁFICO"
Sin embargo, los correos electrónicos que han salido a la luz el miércoles han puesto de manifiesto que fue una ayudante de Christie la que ordenó el atasco. "Hora de algunos problemas de tráfico en Fort Lee". escribió la vicejefa de gabinete de Christie, Bridget Kelly, en un correo al responsable de la Autoridad Portuaria David Wildstein el 13 de agosto.
"Hecho", le respondió Wildstein, según han publicado varios medios. Al mes siguiente, dos de los carriles del puente George Washington fueron cerrados, provocando atascos.
El objetivo de estos atascos era perjudicar al alcalde demócrata de Fort Lee, Mark Sokolich, quien no había manifestado su respaldo a Christie de cara a su reelección, pese a que otros demócratas del estado sí lo habían respaldado.
"Este es absolutamente el nivel más bajo de ponzoña política que uno podría inventar", ha opinado Sokolich, en declaraciones a la CNN, tras conocer la verdad. El alcalde ha pedido a Christie que "afronte públicamente" a las personas implicadas y que ofrezca sus "disculpas". "Creo que hay que poner en marcha reformas para asegurarnos de que esto no vuelve a ocurrir de nuevo", ha remachado.