Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Christopher Ross inicia una nueva gira en Argel y afirma que la solución va "por el buen camino"

El enviado especial de la ONU para el Sahara Occidental, Christopher Ross. EFE/Archivotelecinco.es
El enviado especial de la ONU para el Sahara Occidental, Christopher Ross, inició hoy su segunda gira por la región, de manera inusual en Argel, y afirmó que la búsqueda de una solución al conflicto de la antigua colonia española entre Marruecos y el Frente Polisario va "por el buen camino".
Ross, cuyo nombramiento el pasado enero despertó ciertas esperanzas entre los saharauis, llegó a Argel sin que fuera anunciado previamente por ninguna de las partes ni por la ONU y se entrevistó con el presidente del país, Abdelaziz Buteflika, y con el ministro argelino de Asuntos Africanos y Magrebíes, Abdelkader Messahel.
"Creo que estamos en el buen camino para pasar a la próxima etapa en la búsqueda de una solución a esta gran cuestión", dijo el diplomático estadounidense tras reunirse con Buteflika y calificó de "muy buenas" sus conversaciones.
Según explicó el mismo, abordó con el presidente argelino "múltiples aspectos relacionados con la situación en la región, incluida evidentemente la cuestión del Sahara Occidental".
En declaraciones a EFE tras difundirse las declaraciones del mediador, el embajador de la RASD en Argel, Brahim Ghali, confío en que el "buen camino" citado por el mediador "incluya el respeto de la legalidad internacional y el derecho del pueblo saharaui a decidir su futuro en un referéndum de autodeterminación".
"No pensamos que Ross pueda pensar en otra idea fuera de la legalidad internacional, ya que como enviado de la ONU no puede salirse del marco de las resoluciones del Consejo y la carta de esta organización", afirmó.
Ghali auguró que en esta nueva gira se fijará una fecha para retomar las negociaciones directas auspiciadas por la ONU entre Marruecos y el Polisario y recalcó la "permanente disposición" de los saharauis para las conversaciones.
El nuevo enviado especial sustituyó a principios de este año al holandés Peter Van Walsum, descalificado como mediador por el Polisario tras considerar que la independencia del Sahara Occidental no era "una opción realista".
En su primera gira por la región en febrero, poco después de la llegada de Barack Obama a la presidencia de Estados Unidos, Ross declaró que su objetivo era buscar una solución que "tuviese en cuenta el derecho de autodeterminación" de los saharauis.
Sus palabras fueron acogidas positivamente en los campamentos de refugiados y el presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Mohamed Abdelaziz, afirmó tras reunirse con el mediador que éste estaba "determinado a solucionar el conflicto".
La segunda visita de Ross a la región se produce cuando se encuentra todavía sin fecha la quinta ronda de negociaciones auspiciadas por la ONU entre Marruecos y el Frente Polisario en Manhaset, cerca de Nueva York.
Tras la cuarta ronda celebrada en marzo de 2008, en la que apenas se produjeron avances, ambas partes acordaron mantener una nueva sesión negociadora, que permanece bloqueada.
El Polisario ha acusado desde entonces a Marruecos de "bloquear y entorpecer" la reanudación de las negociaciones y dejar en "punto muerto" cualquier progresión para la solución del conflicto.
Fuentes diplomáticas informaron a EFE de que el enviado especial proseguirá su gira mañana en los campos de refugiados cercanos a la localidad argelina de Tinduf, donde se entrevistará con Abdelaziz y otros dirigentes saharauis.
Posteriormente viajará a Mauritania, país que junto a Argelia tiene el estatus de observador en el proceso de negociación impulsado por Naciones Unidas.
Ross cerrará su gira en Rabat el próximo fin de semana, según confirmaron hoy fuentes del Ministerio de Exteriores marroquí, que atribuyeron "simplemente a una cuestión de calendario" el que iniciase su visita a la región en Argel.