Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cientos de israelíes rinden homenaje a Sharon en su capilla ardiente

Cientos de israelíes han rendido homenaje al ex primer ministro Ariel Sharon, fallecido el sábado, en la capilla ardiente instalada en la sede de la Knesset o Parlamento israelí en Jerusalén. Los ciudadanos han recordado a Sharon como un gran dirigente militar y estadista.
"Era un gran hombre y me liberó en Egipto en 1973", ha relatado Benny Danon, uno de los 300 israelíes capturados durante las primeras semanas de la guerra árabe-israelí de 1973, en declaraciones al diario israelí 'Yedioth Aharonoth'. A cambio de la libertad de estos israelíes, las autoridades hebreas liberaron a 8.300 egipcios y casi 400 sirios.
Durante esta guerra, el entonces general Sharon desobedeció las órdenes de sus superiores y marchó con sus tropas hasta el canal de Suez. "Cambió el curso de la guerra y salvó al Estado de Israel. Era más que un padre para mí. Se merece todo nuestro respeto", ha añadido Danon.
El féretro de Sharon, cerrado y envuelto en la bandera israelí, has estado expuesto durante horas sobre una peana rodeado de coronas de flores y custodiado por una guardia de honor. Un rabino leía los salmos de la Biblia hebrea mientras los visitantes desfilaban lentamente.
Además de héroe militar, Sharon fue un destacado estadista que tomó decisiones históricas como la desconexión de la Franja de Gaza, la evacuación de los colonos judíos de este enclave palestino. La extrema derecha sionista temía que, de no haber sido por el derrame cerebral que le apartó de la política en enero de 2006, también habría accedido a una retirada de Cisjordania. De hecho, su sucesor, Ehud Olmert, estuvo a punto de lograr un acuerdo de paz con los palestinos, pero sostiene que en el último momento, el presidente palestino, Mahmdu Abbas, se negó.
"En 2005 Ariel Sharon se dio cuenta de que los asentamientos eran un error e intentó enmendarlo", ha relatado un neoyorquino, Basia Yoffie, de visita en Israel. Sin embargo, otros creen que Sharon aceptó la retirada de Gaza precispamente para consolidar el control israelí sobre Cisjordania.