Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cientos de civiles podrían haber sido masacrados a principios de agosto en Kivu Norte, según la ONU

Naciones Unidas ha expresado su preocupación por las informaciones sobre nuevas masacres en el territorio de Masisi, en la provincia de Kivu Norte (este de la República Democrática del Congo, RDC), y ha anunciado que se está investigando la posible muerte de cientos de civiles en la zona, a principios de agosto, a manos de grupos armados que "atacan sistemáticamente a la población civil".
"El deterioro de la seguridad general en Kivu Norte desde el levantamiento del M23 y los despiadados ataques contra los civiles relacionados con ello son extremadamente alarmantes", declaró el representante especial de Naciones Unidas en RDC, Roger Meece, citado en un comunicado de la ONU.
"Las denuncias sobre la muerte de cientos de personas siguen pendientes de comprobación", explicó la alta comisionada para Derechos Humanos, Navi Pillay. "No obstante, los informes preliminares indican que un número importante de personas --en su mayoría mujeres y niños-- han sido masacradas", prosiguió, citada en un comunicado de su oficina.
"La brutalidad de estas matanzas sobrepasa lo comprensible", denunció Pillay. "En algunos casos, los ataques contra civiles podrían constituir crímenes contra la Humanidad", advirtió.
Después de cuatro misiones al territorio de Masisi, una zona de difícil acceso de Kivu Norte, y de decenas de entrevistas con víctimas y testigos, la Oficina Conjunta de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en la RDC (BCNUDH) ha documentado más de 45 ataques en alrededor de 30 ciudades y aldeas.
Algunos de estos ataques fueron cometidos por el grupo armado Raia Mutomboki y otros por las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), posiblemente en colaboración con otro grupo armado, Nyatura. Según Meece, el balance de estas investigaciones da cuenta de graves violaciones de Derechos Humanos, de masacres de civiles y de destrucciones y saqueos de viviendas y bienes, así como del desplazamiento de miles de personas.
VACÍO DE SEGURIDAD Y ATAQUES A CIVILES
Los Raia Mutomboki y las FDLR se han aprovechado, para cometer sus ataques, del vacío de seguridad creado por las deserciones militares del pasado mes de abril, que condujeron a la creación del grupo armado M23, formado por los soldados que se amotinaron en aquellas fechas para unirse a la causa del exgeneral Bosco Ntaganda, imputado en el Tribunal Penal Internacional (TPI) por crímenes de guerra por reclutar a niños para sus combates entre 2002 y 2003.
Con el argumento de proteger a la población civil de los ataques de las FDLR, una milicia mayoritariamente hutu, el grupo armado Raia Mutomboki está atacando a los civiles hutus, a los que consideran extranjeros y aliados de las FDLR, según la ONU. En respuesta, las FDLR se vengan en los civiles, a los que acusan de ser aliados de los Raia Mutomboki.