Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cierran los colegios electorales en Uruguay en las elecciones más reñidas en 20 años

Los colegios electorales han cerrado ya sus puertas en Uruguay y ha dado comienzo el recuento de las elecciones presidenciales más reñidas en 20 años desde que Julio María Sanguinetti, como candidato del Partido Colorado, se impuso por algo más de 23.000 votos al candidato del Partido Nacional y por unos 35.000 al del Frente Amplio.
En esta ocasión, los sondeos vaticinan una segunda vuelta entre el candidato del gobernante Frente Amplio, Tabaré Vázquez, y el candidato del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou. Los candidatos se dirigen ya a los lugares que sus partidos han escogido para seguir la noche electoral en Montevideo y hay gran expectación, sobre todo entre los 'blancos', mientras que en el Frente Amplio hay más calma, según los medios locales.
Está previsto que las principales empresas demoscópicas del país den a conocer a las 20.30 (23.30 hora peninsular española), una hora después del cierre de los colegios electorales, sus encuestas a pie de urna, en las que advierten que podría haber sorpresas.
El director de Cifra, Luis Eduardo González, no ha querido adelantar la proyección, pero ha dicho a Canal 12 que "puede haber alguna sorpresita". Por su parte, Ignacio Zuasnábar, de Equipos Mori, ha señalado a 'Subrayado' que "parece haber una sorpresa, no grande en magnitud, pero significativa en los resultados".
El candidato a la Vicepresidencia del Partido Nacional, Jorge Larrañaga, ha considerado a su llegada al hotel donde se ha dado cita la formación que no cree que haya "sorpresas". "Me parece que va a haber segunda vuelta", ha añadido.
Además de una segunda vuelta entre Vázquez y Lacalle Pou el 30 de noviembre, los sondeos habían vaticinado hasta ahora un Parlamento dividido que podría tomar un color distinto al del Gobierno, dando lugar así a una cohabitación a la uruguaya.