Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Clinton y Obama se lo juegan todo en las primarias de Pensilvania

Primarias cruciales. Los aspirantes presidenciales demócratas Hillary Clinton y Barack Obama se lo juegan todo este martes en las primarias de Pensilvania. La senadora sale con una ligera ventaja de cinco puntos, pero su situación económica podría jugarle una mala pasada. A Clinton sólo le quedan 9 millones de dólares para gastos de campaña, frente a los 42 que acumula  su rival.
Los aspirantes han tirado de todo. Oleada de anuncios, de llamadas telefónicas programadas y de propaganda electoral por correo. Gastos que cuestan centenares de miles de dólares diarios. Todo para ganar los 158 delegados de Pensilvania.
A pesar de la ventaja que saca Hillary, entre los cinco y los diez puntos porcentuales, cuenta para seguir en la carrera a la Casa Blanca con 9 millones de dólares y unas deudas de 10,3 millones.
Su rival, Barack Obama, ha gestionado su bolsa de gastos con más holgura y tiene en el banco 42 millones de dólares para gastar en su campaña, según los datos oficiales.
Esta situación obligaría a la senadora a ganar en Pensilvania. De no ser así, podrían ser las cuentas la que harían a Hillary Clinton a tirar la toalla.
Hasta el momento, Obama aventaja a su rival demócrata en número de delegados electos, 1.644 de los 2.025 necesarios para conseguir la candidatura oficial de su partido, frente a los 1.498 de Clinton, según los datos de la cadena de televisión CNN.