Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colombia autoriza utilizar la fuerza "sin excepciones" contra las bandas criminales como el Clan Úsuga

El ministro colombiano de Defensa, Luis Carlos Villegas, ha anunciado que desde este mismo jueves, las Fuerzas Armadas podrán utilizar toda su fuerza "sin excepciones" para combatir a las bandas criminales, que han pasado de denominarse 'bacrim' --bandas criminales-- a ser calificadas como Grupos Armados Organizados (GAO).
Villegas ha anunciado esta medida después de la sesión especial de la Comisión Segunda del Senado que se ha celebrado en Antioquia este jueves y que permitirá utilizar todo el "músculo institucional" contra estas bandas, en particular, contra las tres más potentes del país: el Clan Úsuga, Los Puntillos y Los Pelusos.
En el documento, al que el diario colombiano 'El Espectador' ha podido acceder, se autoriza el uso de la fuerza letal en el marco del Derecho Internacional Humanitario, por lo que permite los bombardeos. El ministro ha indicado que esta nueva directiva se aplicará contra aquellos que hayan "atentado contra la Fuerza Pública y la población", así como contra "quienes tengan campamentos, armas largas, uniformes y presencias en el territorio".
"En Colombia no hay paramilitares", ha advertido Villegas. "En Colombia hay mafia, y hay crimen organizado, y eso es lo que vamos a enfrentar con toda la fuerza del Estado, salvo su sometimiento a la Justicia", ha añadido.
En el documento se explica además el cambio de denominación de estos grupos, que dejan de ser calificados como 'bacrim' porque, explican, han alcanzado una organización armada que permite generar niveles de violencia que "superan las tensiones y disturbios normales".
Mención directa hizo el ministro del Clan Úsuga, grupo que tras ser acusado de estar detrás de la muerte de agentes de la Policía declaró un paro armado de 24 horas el pasado 1 de abril en el que murieron al menos seis uniformados. Durante la jornada de paro, la población recibió amenazas a través de panfletos y en las redes sociales para permanecer en sus casas y así poder tomar el control de las principales vías de transporte e infraestructuras en el Urabá.
"Si cada vez que caiga un 'cabecilla' de los Úsuga va a haber un paro armado, pues preparémonos porque va a haber varios", ha advertido. "Van a caer todos los 'cabecillas' de ese clan, son nuestro objetivo de alto valor. Ahí estamos persiguiéndolos uno por uno. Esa amenaza tiene que desaparecer de nuestra lista de miedos y de zozobra", ha concluido.