Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colombia libera por sorpresa a tres policías secuestrados por las FARC

Las dos primeras liberaciones han sido dadas a conocer por el presidente Álvaro Uribe, quien ha confirmado que Mendieta y Murillo están "sanos y salvos".
Uribe ha detallado que la operación se ha desarrollado en el Guaviare, en el mismo departamento donde, en julio de 2008, fueron rescatados quince rehenes, entre ellos la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y tres estadounidenses mediante un plan militar dominado "Jaque".
El tercer rescate, el del sargento Delgado, ha sido confirmado a través de radios locales por su madre, Ruth Amelia Argote.
Se busca a un cuarto rehén
El ministro de Defensa, Gabriel Silva, que se ha abstenido de dar detalles precisos para evitar que las FARC tomen ventaja en el conflicto que se libra en Colombia, ha explicado después que si bien había sido un éxito la operación, las Fuerzas Armadas buscan a un cuarto secuestrado en el lugar.
Se trata del capitán de la Policía William Donato Gómez quien, según los testimonios de sus compañeros rescatados, lo vieron huir.
"Tenemos información de que se encontraba bien y que estaba escapando para huir de la zona donde estaba ocurriendo la operación, tenemos la esperanza de que esté escondido y lo encontraremos en las próximas horas", ha asegurado el ministro Silva, quien ha remarcado la "perfección" de la misión porque no hubo "riesgo para la vida de los secuestrados y sin bajas" entre las fuerzas militares.
Los rescates se han producido a una semana de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, lo que ha llevado a los aspirantes, Juan Manuel Santos y Antanas Mockus, a felicitar a Uribe y reiterar que, de ganar, no facilitarán un intercambio de secuestrados por guerrilleros presos, la mayor exigencia de las FARC. EPF