Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Comando Norte la OTAN en Afganistán reafirma su compromiso pese a los problemas de seguridad

Los ministros de Defensa y los jefes de Estado Mayor de los países participantes en la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad de Afganistán (ISAF) analizan su misión en una reunión celebrada este martes en Berlín. EFEtelecinco.es
El Comando Norte de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad de Afganistán (ISAF) reafirmó hoy en Berlín su compromiso con la estabilidad y la seguridad al norte de Afganistán, pese a los altercados de los últimos meses.
"No hay otra alternativa que el compromiso con Afganistán", afirmó en rueda de prensa el ministro alemán de Defensa, Karl-Theodor zu Guttenberg, quien insistió en que la reconstrucción del país debe pasar por la vía militar y también por la vía civil.
La primera reunión informal de los 16 países presentes en el norte de Afganistán, entre ellos Alemania, Estados Unidos y Suecia, sirvió para "enfatizar" el compromiso de la comunidad internacional con Afganistán "tanto a corto como a largo plazo", indicó el comunicado final.
En un encuentro de cuatro horas, que Guttenberg tildó de "exitoso", los ministros de Defensa y jefes de Estado Mayor, dieron muestra de su "unidad y resolución" para emprender los "objetivos comunes" al tiempo que han "explorado nuevas perspectivas", refirió Guttenberg.
Según dijo, en la reunión también se abordaron los criterios que deben imperar para la devolución de las responsabilidades a Kabul y se ha trabajado para "identificar los déficit" y elaborar estrategias para poder compensarlos.
El ministro alemán aludió al compromiso de los 16 países estacionados en el norte de Afganistán y destacó que el contingente de esa región se elevará a finales de año a los 12.000 efectivos.
Después de siete soldados alemanes murieran en sendos atentados el pasado mes de abril en Kunduz, señaló que la estabilización de esa área "es una prioridad".
El representante civil de la OTAN en Afganistán, Mark Sedwill apuntó, por su parte, que gran parte del norte del país "está ya estabilizado" aunque admitió que en regiones como Kunduz aún se están teniendo "problemas" con los insurgentes.
Aseguró que a finales de año se podrá iniciar el proceso de "devolución de soberanía" a las fuerzas de seguridad afganas, dentro del plan de Kabul de asumir todas las responsabilidades en 2014.
Guttenberg insistió en que ese plazo de cinco años permite perfilar "perspectivas de retirada" pero insistió en las prácticas de "buen gobierno" que deben regir la actuación de Kabul, entre ellas la lucha contra la corrupción y contra el narcotráfico.
En ese sentido, indicó que esperan del Gobierno afgano "pasos concretos, resultados y un concepto creíble" en materia de seguridad.
"Creemos que con los recursos actuales, y con una cooperación estrecha con el Gobierno afgano, es factible una progresiva devolución de las responsabilidades de seguridad. Debe ser visto como un proceso irreversible pero no debe asumirse como un incentivo para la reducción inmediata de las tropas", apunta el comunicado conjunto.
El viceministro de Defensa afgano, Sher Karimi, admitió que la seguridad se ha "deteriorado" en los últimos meses en el norte del país pero insistió en que la situación está ya "más controlada" y "mejor" cada día.
"La situación en el norte es mucho mejor que en otras regiones del país", recalcó.
Karimi incidió en que el terrorismo internacional "no conoce fronteras", por lo que la seguridad de Afganistán es una cuestión de alcance global, pero recordó que los "enemigos" de su país son también la pobreza, la corrupción y el narcotráfico, unas cuestiones que requieren de "paciencia" para ser resueltas.
Sedwill aludió a las palabras de la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, quien aseguró hoy en Washington que el compromiso de su país con Afganistán es a largo plazo, y afirmó que la situación del país asiático "supondrá desafíos" durante décadas para la comunidad internacional.